Pese a la reactivación definen como complicado el mercado de la madera

El presidente de Amayadap, Roman Queiroz, se refirió a la particular situación que atraviesa la industria de la madera e indicó que “es bueno tener la posibilidad de trabajar como industria, pero nos encontramos con que el mundo se encuentra paralizado y entonces, salvo cuestiones muy puntuales, no hay mercado externo ni interno”.

A lo que agregó: “No hay donde despachar la mercadería. Por eso, algunas empresas a pesar de tener la autorización para arrancar no lo han hecho, mientras que otras que empezaron pero están viendo la posibilidad de parar en los próximos días, por lo menos hasta que no se reactive el mercado interno y haya algún pedido”.

Continuando con su la explicación del mercado que necesitan, Roman Queiroz expresó: “Más allá de que la Provincia arranque con las obras, necesitamos que se reactive la obra pública y privada en los grandes centros urbanos, como ser Buenos Aires, Córdoba, Mendoza, Santa Fe, que es donde va el 80 por ciento de los pedidos de los que abastecen el mercado interno”.

En cuanto a la situación de las diferentes empresas a la hora de afrontar los salarios señaló que “empleado la parte que más  preocupa, hoy estamos en condiciones muy complicadas, hay una posibilidad que el Gobierno Nacional brinde un apoyo para pagar salarios, ahora vence abril y vamos a tener que rebuscarnos para poder abonar y que la gente lleve dinero a sus hogares para pagar sus gastos”.

Ante la consulta de los facilidad de créditos el Presidente de Amayadap dijo que “cada empresa tiene su particularidad, su respaldo económico y financiero para hacerlo, para aguantar unos meses, hay algunos no pueden, pero es responsabilidad nuestra buscar los recursos para pagar los salarios, sabemos que no es fácil pero tenemos que buscar soluciones” finalizó Quieroz.

Norte misionero