Bares y restaurantes ante la duda de abrir por fin de año

Algunos negocios confirmaron que trabajarán, pero otros recordaron que los gastos y riesgos de apertura son altos

Bares y restaurantes ante la duda de abrir por fin de año

Ayer varios propietarios de bares y restaurantes evaluaban la apertura de sus locales hasta la madrugada del 1 de enero. Según se comentó había interés en  atender la demanda de clientes que saldrán a recibir el nuevo año con un brindis. Pero también reconocieron que hay dudas por  el riesgo de los contagios de coronavirus que van en aumento y el mayor gasto que insume abrir en un feriado.

“Estuvimos intercambiando muchas consultas en la asociación por la apertura el 1 de enero. En principio hay interés, pero también hay dudas por el movimiento que se atenderá. También está el cuidado, los protocolos y contar con el personal para atender una demanda especial”, comentó Martín Oria, vicepresidente de la Asociación Misionera de Hoteles Bares, Restaurantes y Afines (Ahmbra).

Desde algunos negocios gastronómicos en tanto se comentaron diversas posturas.

Por un lado quienes apuestan a la apertura cuidando protocolos y los que cerrarán tradicionalmente en la fecha festiva.

Por caso, desde El Rancho explicaron que tradicionalmente cierran tanto el 31 como el 1 de enero. Por otro lado comentaron que en los últimos días se estuvieron viendo más grupos de personas que asistieron al local para anticipar el brindis de fin de año.

“Como todos los años la segunda quincena de diciembre si ve más concurrencia por despedidas de años de compañeros de trabajo privados, entes públicos, amigos y demás”, comentó Cristian Giudice, gerente del local.

Por su parte, desde el bar y restaurante El Líbanés proyectaron: “En Año Nuevo vamos a abrir, tomando todas las medidas y protocolos, más ahora que se dispararon los casos”

Se reconoció, en tanto, que se espera la concurrencia de pequeños grupos de amigos y una mayor demanda de bebidas para la ocasión de recibir el 2021 con un brindis.

Ya para Navidad se permitió que los negocios gastronómicos tengan mesas de hasta diez comensales.

Por su parte, desde el restaurante Amarú, en la Costanera posadeña, anticiparon que mañana y el viernes permanecerán con su local cerrado por la festividad.

Ante las aperturas en el sector gastronómico, desde el gremio de empleados recordaron que acompañan la decisión de los empresarios.

“En general todos los empleados deseamos trabajar, algunos negocios hace mucho que no trabajan y la única forma de volver a recuperarse es atendiendo nuevamente. Pero, de igual forma, la decisión de abrir o no, queda siempre en manos de los empresarios, que son los que vienen sosteniendo las empresas. Quedamos sujetos a lo que digan las empresas y lo que habiliten los gobiernos”, comentó Antonio Acosta, secretario general de la Unión de Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos de la República Argentina (Uthgra).

Por otro lado, comentó que dentro de su gremio, el sector más golpeado siguen siendo los hoteles, que a pesar de las aperturas siguen teniendo escasos huéspedes alojados.

Gastronomía abierta hasta las 5 del viernes


La semana pasada la Municipalidad de Posadas amplió de manera excepcional el horario de atención de bares, restaurantes y heladerías, quienes podrán iniciar su actividad a las 8.30 de mañana y terminar a las 5 del viernes 1 de enero de 2021. 
Además, se determinó que de lunes a domingos la franja horaria para la atención será entre las 8.30  y las 3 por su parte, las cafeterías, podrán iniciar su atención al público a las 7. Dichos sectores habilitados que ofrecen servicio de mesa, no podrán exceder de un máximo de diez personas por mesa. Cómo recomendación se pidió a los comercios el control de temperatura a los clientes que ingresen a los locales gastronómicos, bares o heladerías, como así también la correcta higienización y desinfección de manos con alcohol diluido. Se recordó que todos los que desempeñen algún tipo de tarea en los establecimientos gastronómicos, bares y/o heladerías, sin importar la misma, es decir mozos, cajeros, cocineros, ayudantes, auxiliares y/o cualquier otro trabajador del establecimiento, deberá usar barbijo o tapabocas. También los clientes deberán concurrir a los negocios con tapabocas y sólo podrán quitárselos una vez ubicados en las mesas.

About Post Author