El régimen chino juzgará a una periodista por sus reportajes sobre el covid-19 en Wuhan

Zhang Zhan, de 37 años, podría ser condenada a cinco años de prisión. La acusada está en huelga de hambre desde junio y ha sido alimentada a la fuerza por intubación nasal

La periodista Zhang Zhan.

La periodista Zhang Zhan.

Una “periodista ciudadana”, detenida tras haber cubierto la instauración de la cuarentena en Wuhan a principios de año, debía ser juzgada este lunes en Shanghái, un año después de que estallara la epidemia de covid-19 en esa ciudad del centro de China.

Zhang Zhan, de 37 años, podría ser condenada a cinco años de prisión, mientras que el régimen comunista trata de hacer que se olvide que el nuevo coronavirus apareció en su territorio a finales de 2019.

La acusada está en huelga de hambre desde junio y ha sido alimentada a la fuerza por intubación nasal, según sus abogados.

Una decena de diplomáticos extranjeros y de simpatizantes de esta ex abogada esperaban poder entrar en el tribunal de Shanghái, donde el proceso debía empezar a las 09H30 locales (01H30 GMT), pero la policía les impidió el paso, así como a los periodistas.

Zhang, oriunda de Shanghái, viajó en febrero a Wuhan, en aquel momento presa de la epidemia, y divulgó en redes sociales reportajes, la mayoría sobre la caótica situación que atravesaban los hospitales.El abogado Zhang Keke llega al Tribunal Popular de la Nueva Área de Pudong de Shanghai antes del juicio del periodista ciudadano Zhang Zhan, quien informó desde Wuhan durante el pico del brote de la enfermedad por coronavirus (COVID-19). REUTERS/Brenda GohEl abogado Zhang Keke llega al Tribunal Popular de la Nueva Área de Pudong de Shanghai antes del juicio del periodista ciudadano Zhang Zhan, quien informó desde Wuhan durante el pico del brote de la enfermedad por coronavirus (COVID-19). REUTERS/Brenda Goh

Según el balance oficial, en la metrópolis de 11 millones de habitantes se registraron cerca de 4.000 fallecidos por covid-19, es decir, casi la totalidad de los 4.634 muertos contabilizados en toda China entre enero y mayo.

La respuesta inicial de China a la epidemia ha sido objeto de críticas, pues Beijing no puso en cuarentena a Wuhan y su región hasta el 23 de enero, pese a que se habían registrado casos desde principios de diciembre de 2019.

Al mismo tiempo, los médicos que mencionaron la aparición de un misterioso virus fueron interrogados por la policía, que los acusó de “propagar rumores”.

Zhang fue arrestada en mayo, acusada de “provocación de disturbios”, una terminología que se suele emplear contra los opositores al régimen del presidente Xi Jinping, según una nota judicial a la que tuvo acceso la AFP.

En los artículos que difundía en línea, Zhang denunciaba el confinamiento impuesto en Wuhan y se refirió a una “grave violación de los derechos humanos”. Otros tres periodistas ciudadanos, Chen Qiushi, Fang Bin y Li Zehua, también fueron arrestados tras haber cubierto esos acontecimientos. La AFP no logró contactar con sus abogados.El presidente chino, Xi Jinping, asiste a una reunión en la sede europea de las Naciones Unidas en Ginebra, Suiza. 18 de enero de 2017. REUTERS/Denis BalibouseEl presidente chino, Xi Jinping, asiste a una reunión en la sede europea de las Naciones Unidas en Ginebra, Suiza. 18 de enero de 2017. REUTERS/Denis Balibouse

Por otra parte,la organización Human Rights Watch (HRW) acusó este sábado a las autoridades chinas de intensificar las detenciones de periodistas y activistas que informan “sobre la pandemia de la covid-19 u otras cuestiones o critican al Gobierno. Según un comunicado de HRW difundido en Nueva York, las autoridades chinas han llevado a cabo nuevos arrestos de periodistas y activistas “sin aportar información creíble que sugiera que esos individuos han cometido delitos legalmente reconocibles”

“Detener a periodistas y a activistas no hará que desaparezcan los verdaderos problemas de China”, dijo el investigador de HRW para el país asiático, Yaqiu Wang, citado en la nota. Para Wang, “el Gobierno chino parece no haber aprendido nada de su represión de la información después del brote de covid-19”.

En este sentido, la organización de defensa de los derechos humanos asegura que “las autoridades chinas han tratado de controlar la narrativa de la pandemia del coronavirus silenciando a los reporteros independientes, junto con el uso de software especializado, ‘trolls’ y censores de Internet”.

HRW recoge en su nota la detención de tres personas, el activista Ou Biaofeng y los periodistas Hze Fan, que trabaja para la agencia Bloomberg, y Du Bin, fotógrafo colaborador del periódico The New York TImes. “Desde el brote de coronavirus en Wuhan a finales de 2019, las autoridades chinas también han detenido a un número de activistas y ciudadanos periodistas por informar de manera independiente sobre la pandemia”, denunció la ONG, que aseguró que mientras algunos han sido liberados, otros permanecen bajo arresto o su situación no ha sido hecho pública.

About Post Author