Segmentación de tarifas: mantendrán los subsidios de luz y gas a los hogares de ingresos bajos

El Gobierno detalló este martes el nuevo esquema de tarifas, con quita gradual de subsidios, que se aplicará en los próximos meses a los servicios de electricidad, gas natural y agua. La segmentación de tarifas será de acuerdo a los ingresos de los usuarios con una diferenciación de acuerdo a la región del país, y un tope de referencia para incentivar la eficiencia y el ahorro energético.

La secretaria de Energía, Flavia Royón, anunció los detalles de la segmentación de tarifas de electricidad, gas y agua residencial que contempla la nueva segmentación por ingresos y consumo, en el marco del Decreto PEN N° 322/2022 y el uso eficiente del recurso por parte de los usuarios de energía.

“El régimen de segmentación tarifaria está pensado desde el punto de vista de ahorro fiscal, pero necesitamos intalar la educación del uso racional y sustentable del recurso por este contexto que estamos viviendo y para nuestros hijos, empezar a concientizarnos que la energía y el agua es un recursos”, dijo Flavia Royón al iniciar la conferencia de prensa.

https://youtube.com/watch?v=SY_Zah2wHwc%3Ffeature%3Doembed

Y agregó: “esta segmentación ha sido basada en la justicia social y la equidad. Hemos planteado que llegue el subsidio al que más lo necesita y que la población de más ingresos puedan acompañar el ahorro fiscal”. 

Por el registro de usuarios que pidieron mantener los subsidios, el Gobierno pudo identificar tres categorías por niveles de ingreso. El Nivel 1, usuarios de mayores ingresos y gente que no solicitó su registración con unos 269.000 hogares. El Nivel 2, usuarios de menores ingresos registrados (provisoriamente se incluirán beneficiarios de la tarifa social) con más de 2,8 millones de hogares. Y el Nivel 3, de clase media, con 2,6 millones de hogares.

Quedaron 4 millones de usuarios que no se inscribieron. La secretaria de Energía señaló que el registro quedará abierto y que se trabajará para identificar a los usuarios que no se inscribieron pero les corresponde tener tarifa social o subsidios. “Esta medida contribuye a un Estado eficiente y ordenado. Vamos a trabajar para concientizar a la población sobre el uso eficiente del recurso”, dijo Royón.

Lo que quedó claro es que los usuarios con altos ingresos (por arriba de $364.000 netos mensuales) dejarán de tener subsidios, con aumentos que se aplicarán en tres etapas, hasta completar la tarifa plena para principios de 2023.

Cupos para la energía eléctrica

En el caso de las tarifas de energía eléctrica, el tope de consumo para la tarifa con subsidios será de 400 kWh mensual por hogar. Pero para las localidades que no cuenten con gas natural por redes el tope se incrementará a 550 kWh.

Estiman que cerca de 9 millones de usuarios residenciales que mantendrán subsidiado el consumo de hasta 400 kilovatios-hora a nivel nacional, por lo que pagarán la tarifa plena sobre el diferencial del total menos los 400 kWh.

Según el RASE, se anotaron 8.890.998 de energía eléctrica: Nivel 1: 399.156 (4,49%); Nivel 2: 5.040.120 (56,69%) y Nivel 3: 3.451.722 (38,32%).

Para el caso de los hogares ubicados en localidades que no cuentan con gas natural por red el tope de consumo subsidiado aumentará a 550 kWh, mensuales.

Por otra parte, los 4 millones de hogares que no se anotaron pagarán la tarifa plena y el alza será del 200% en tres tramos.

Segmentación para la tarifa de gas

En el caso del gas, para el Nivel 1 se aplicará quita total del subsidio para todo el consumo, en tramos hasta diciembre. Para el Nivel 3, de ingresos medios, se subsidia un volumen equivalente al 70% del promedio de los umbrales mínimo y máximo de cada categoría y subzona. El excedente a esos topes —que varían según la zona del país— no va a tener subsidio.

Los aumentos para los Niveles 1 y 3 se aplicarán gradualmente en tres bimestres (a partir de los consumos del 31 de agosto, octubre y diciembre). A los usuarios y a las usuarias del Nivel 2 se les mantiene la tarifa vigente.

Por ejemplo, si se toma el valor de un consumo promedio, para el caso del nivel de más ingresos (Nivel 1), con una factura de $1.650 en junio, se incrementará $338 en septiembre, $468 en noviembre y $649 en enero de 2023. Esto sería $1.455 de incremento en total y la factura final en enero pasará a $3.105 (un 88% más con respecto a junio), siempre en valores promedio.

En marzo de 2022 se aplicó un incremento del 20,1% en factura promedio para usuarios residenciales por variaciones en la remuneración al servicio de transporte y distribución de gas. En junio de 2022 se autorizó una suba del precio del gas en el ingreso al sistema de transporte (PIST) para los usuarios no beneficiarios de la Tarifa Social, que significó un impacto en factura promedio del 18,5%.

Dichos aumentos se aplican de manera gradual por bimestres a partir de septiembre (noviembre y enero posteriormente) implicando un aumento promedio cercano a los $500 por mes por escalón y $1.500 por mes acumulado en los tres bimestres.

Los incrementos partir de niveles de consumo para el Nivel 3, plantea tres aumentos con una aplicación gradual por bimestres a partir de septiembre implicando un aumento promedio cercano a los $165 por mes por escalón y $500 por mes acumulado en los 3 bimestres.

Desde la Secretaría de Energía aclararon que la cantidad de gas demandada por los hogares no se encuentra relacionada con el nivel de ingresos y se vincula directamente con condiciones climáticas, cantidad de participantes del hogar, características constructivas de la vivienda y la eficiencia de los equipos domésticos.

El consumo de gas por redes en los hogares ubicados las regiones más frías del país duplica al de regiones templadas. En casos más extremos, como es el caso entre la provincia de Santa Cruz y la Ciudad de Buenos Aires, la diferencia es de 11 a uno.

Tarifa del consumo de agua

En el caso del agua de red y el servicio de cloacas, Aysa avisó que los aumentos serán según niveles económicos. De acuerdo a la información de la compañía, el 15% de los usuarios (unos 532.000 domicilios) pasarán a conformar el nivel alto. Mientras que el nivel medio agrupará al 27% de los usuarios (unos 997.000).

Los sectores altos recibirán un aumento del 50% y comenzarán a abonar la tarifa plena a partir de noviembre 2022. Mientras que en el nivel medio, el incremento será en promedio de $370 por bimestre y se aplicará en octubre enero y marzo.

Por lo tanto, los aumentos se harán en tres etapas: subsidio del 40% desde noviembre de 2022 y hasta fin de año. Luego bajará al 20% desde enero hasta el 28 de febrero de 2023 y se eliminará el subsidio desde marzo de 2023.

Los usuarios del nivel bajo tendrán el siguiente cronograma: subsidio del 45% desde noviembre de 2022 y hasta fin de año. Subsidio del 30% desde enero hasta el 28 de febrero de 2023. Y subsidio del 15% desde marzo de 2023.

About Post Author