Elecciones 2021: ganó Juntos por el Cambio

Martín Arjol, Florencia Klipauka (JXC) y Carlos Fernández (Frente Renovador) serán los tres diputados misioneros que ingresarán al Congreso de la Nación.

Creció la participación de votantes con relación a las PASO (alrededor del 8%) y se agudizó la bronca contra el kirchnerismo en Misiones. Tras conocerse los datos provisorios de la Dirección Electoral Nacional que supera el 99% de las mesas escrutadas, el Frente Juntos por el Cambio obtiene unos 256.090 votos (40,91%); el Frente Renovador 229.225 votos (36,62%) y tercero el Frente de Todos con 95.441 votos.

Con esos datos, Martín Arjol, Florencia Klipauka (Juntos por El Cambio) y Carlos Fernández (Frente Renovador) obtienen las tres bancas que estaban en juego. En tanto que el kirchnerismo, no sólo no consigue un escaño, sino que disminuyó su caudal de votos, con relación a las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias.

La jornada electoral en la provincia se desarrolló con suma paz y tranquilidad y confirmó “la bronca” del misionero con el gobierno nacional. La ciudadanía tomó postura en el debate entre los dos frentes de la grieta y optó entre Juntos por el Cambio y la Renovación, para manifestar su descontento.Aún cuando en la previa muchos misioneros admitían desconocer a los candidatos de Juntos por el Cambio en Misiones, en muchos casos tomaron esa boleta para castigar al kirchnerismo.
Y no fue sólo una sensación, porque los números provisorios muestran que Juntos por el Cambio obtuvo el 40,91%, incrementando levemente su caudal con relación a las PASO (40,30%). El aumento en la participación de votantes le permitió conseguir 256.090 votos, contra los 244.703 de septiembre pasado.

Creció la Renovación
En el comparativo se nota claramente el crecimiento del Frente Renovador que hasta el momento obtiene 229.225 votos, lo que significa el 36,62% de la torta del electorado. En septiembre la situación fue distinta, ya que, con lista única, sumó 198.398 sufragios, consiguiendo llegar al 36,66% de la ciudadanía.
El Frente Renovador achicó la diferencia con relación a Juntos por el Cambio y aumentó en 4 puntos su performance que le permite sumar a Carlos Fernández, al bloque misionerista en la Cámara Baja del Congreso de la Nación.
Así como creció la renovación, cayó el Frente de Todos en la provincia, que ni con el aumento de votantes, logró meter un legislador nacional. La lista encabezada por Isaac Lenguaza obtiene hasta el momento, 95.441 votos (15,24%), números por debajo de lo que mostró en septiembre, cuando consiguió 107.510 sufragios, que representaba un 17,71%. Son más de 2 puntos del “voto bronca”.

La primera voz del gobierno provincial que salió a expresarse fue la del gobernador Oscar Herrera Ahuad, quien vía redes sociales, agradeció al pueblo de Misiones “por la excelente jornada electoral” y felicitó a Martin Arjol, Florencia Klipauka y Carlos Fernández, flamantes diputados electos. “Mi agradecimiento al acompañamiento de la militancia del Frente Renovador por el gran esfuerzo”, completó el mandatario.
Esa “excelente jornada laboral”, refiere a una contienda cívica ejemplar, donde no se registraron inconvenientes de ningún tipo, la ciudadanía votó con normalidad, entraban y salían rápido de las escuelas, en forma ordenada, respetando el protocolo. “Misiones otra vez eligió en paz y su decisión será respetada y escuchada”, confiaron desde el oficialismo.
No es casualidad que el propio jefe del Poder Ejecutivo se pronunciara rápidamente y asume el rol de un mandatario que tiene una altísima aprobación de su gestión, junto con los intendentes, tal como se expresó la ciudadanía en junio pasado, cuando Misiones fue el primer distrito que fue a las urnas, en plena pandemia.
Esa elección fue diferente, porque estaba en juego el modelo provincial. No obstante, el partido oficialista en la provincia, mejoró sustancialmente su rendimiento electoral en una elección nacional. Vale recordar que en 2019, resultó en el tercer lugar y este domingo llegó a disputar voto a voto la definición con Juntos por el Cambio, que cosechó “votos bronca” por el rechazo a la gestión nacional.
La renovación, sabiendo que la gente tenía bronca contenida, no forzó la situación electoral y dejó que los votantes se saquen la angustia y la frustración de la pandemia y la economía. Fue inteligente la estrategia desde el punto de vista de ponerse siempre en la situación de la gente y entender el mal momento nacional.
La Provincia de Misiones ya recibió el apoyo popular en junio y ahora permitió que los misioneros decidan libremente y decidieron dar un castigo a la Nación. El resultado no fue contra la renovación sino contra la Nación.