Alberto Fernández: «El ritmo de contagios lo estamos bajando claramente»

Alberto Fernández se reunió con intendentes bonaerenses y con el gobernador Axel Kicillof para analizar el avance del coronavirus en la zona.

Tras reunirse con los intendentes de la Provincia para coordinar esfuerzos contra el coronavirus, Alberto Fernández destacó que el ritmo de contagios «lo estamos bajando claramente», aunque aclaró que «eso no significa que el número de contagiados esté cayendo».

En diálogo con Radio Nacional, el presidente afirmó que todos los esfuerzos del Estado en este momento están enfocados en «hacer más lento el contagio» porque de esa forma el sistema de salud va a «poder atender a todos» los que presenten sintomatología compatible con la pandemia.

Alberto Fernández recibió a Kicillof y a intendentes en Olivos.

«Si no hacemos esto, podría pasar lo que pasó en Italia, donde no se tomaron medidas tempranas y la aceleración del contagio fue tan alto que objetivamente no hubo forma de contenerlo y el sistema de salud no pudo dar respuesta», advirtió.

Hasta el momento, la Argentina registra 266 casos, incluyendo cuatro fallecidos. Ayer se habían sumado 41 nuevos contagios, la mayoría de ellos en la Ciudad y el conurbano, principales regiones afectadas por el avance del covid-19.

Con respecto al encuentro que mantuvo este lunes con alcaldes bonaerenses y con el gobernador de la Provincia, Axel Kicillof, el mandatario dijo que que quedó «muy conforme» con la respuesta de los intendentes, ya que demostraron tener un «compromiso muy grande» para afrontar la pandemia.

Por otra parte, el presidente se refirió a la buena sintonía mostrada en las últimas horas con el Fondo Monetario Internacional (FMI) en el marco del proceso de renegociación de la deuda externa que atraviesa la Argentina.

Fernández subrayó que la extensión de los plazos de pagos de deuda al FMI deja al país en una «situación más cómoda» en la negociación con los acreedores privados y permite destinar mayores recursos para que la «Argentina crezca».

Este domingo, el jefe de Estado había dicho en una entrevista televisiva que «no le temblaría el pulso» en caso de necesitar extender la cuarentena obligatoria más allá de 31 de marzo, fecha en la que está pautada el fin de la medida que comenzó el pasado viernes 20.

ambito web