La gente se relajó y la Policía labra actas a quienes no usen barbijo

“Va a ser difícil controlar en las Fiestas, pero pondremos toda la voluntad. La gente tiene que tener responsabilidad social”, anticipó Roberto Kallus, director general de Seguridad de la Policía de Misiones.

A CUIDARSE. Desde la Policía de Misiones controlan el uso del barbijo en todo momento, incluso al manejar.

A pocas horas de la celebración de Nochebuena y Navidad, el movimiento comercial se intensificó en la capital provincial y en diferentes localidades del interior, y atendiendo los casos positivos de COVID-19 en aumento registrados en los últimos días, desde la Policía advirtieron que serán estrictos en los controles y operativos que se lleven a cabo, recordando que sigue vigente el uso del barbijo y la aplicación del DNU (Decreto de Necesidad y Urgencia).

El último sábado se hizo el lanzamiento oficial de los dos operativos de fin de año que están vigentes, Verano Seguro y Fiestas Seguras, que ya están en marcha “en distintas fases del trabajo que estamos realizando, de lo que sería en principio la presencia policial, la prevención, de lo que es la zona comercial en toda la provincia, en las 13 unidades regionales”, indicó Roberto Kallus, director general de Seguridad de la Policía de Misiones.

En diálogo con Radio República indicó que, específicamente en Posadas, “el actual incremento de personas en el centro, adquiriendo productos, produce un mayor movimiento, es por ello que nuestro personal policial está apostado en lugares específicos, siempre solicitando al ciudadano que mantenga la distancia, que utilice el barbijo. Cambió la metodología de trabajo por esta pandemia, es un plus que debe realizar todo nuestro personal policial para que el ciudadano tenga el sentido común y prevalezca la responsabilidad social de lo que está sucediendo en este momento”.

Consultado si a quien no lleva el barbijo puesto solamente se le llama la atención, Kallus remarcó que “todos deben emplear el barbijo, eso le pide el policía y si no lo hace se le labra el acta. Se le aconseja que mantenga la distancia social porque hay filas para ingresar a los cajeros y a los comercios de los distintos rubros, pero todos deben ser con protocolo”.

Kallus reconoció que la tarea policial de control, mañana 24, “será más compleja, el desafío será en el horario nocturno, donde haremos un trabajo en conjunto con las comunas. Se hicieron reuniones previas con el personal de tránsito municipal de Posadas, por ejemplo, para coordinar acciones. Haremos grupos de trabajos que se establecerán en lugares emblemáticos como la costanera, donde habrá controles fijos y rotativos que irán circulando, basándose en las herramientas que nos brinda el municipio como así también las diferentes leyes vigentes, como alcohol cero acá en Posadas, vamos a ser estrictos en este sentido”.

Realidad
“A medida que se fue avanzando en las fases, hay cierta ‘normalidad’, más confianza de la comunidad que se salteó pasos y aumentaron los casos positivos”.

Demorados
“En una fiesta clandestina, si es la simple notificación y desarticulación, sigue el trámite administrativo en los juzgados, salvo resistencia a la autoridad”.

Sólo 20 en las casas
“En el ámbito privado o familiar sólo pueden reunirse 20 personas. No sabemos si es por desinterés propio, pero es notorio lo que está pasando”.

Fiestas clandestinas 

“Recordemos que se permite hasta 20 personas que pueden reunirse, de acuerdo al protocolo que tenemos actualmente y vamos a trabajar en ese sentido. Sabemos que será una ardua labor pero todas las herramientas que tenemos disponibles más la colaboración de otras instituciones buscaremos que el operativo sea lo más exitoso posible”, anticipó Roberto Kallus.

advirtió que “va a costar, no vamos a negar, las fiestas de Navidad y Fin de Año son una tradición. Si hay alguna persona que es asintomático habrá siete día hasta la próxima fiesta, cuando quizás pueda empezar a manifestar algún síntoma, es decir que no será nada bueno si no se toman los recaudos”.

Recordó que “una vez que es detectada la fiesta clandestina, se notifica al propietario del lugar, se le hace un acta que luego es elevado a la Justicia Federal que después seguirá con el trámite interno administrativo. Allí se desarticula la fiesta”

Primera Edición.

About Post Author