Poca mercadería y precios en alza: qué pasará en las carnicerías cuando termine el paro rural

El cierre de las exportaciones de carne y el consecuente paro ganadero provocó mayores aumentos, que en algunos casos fueron atenuados ante la floja demanda. Desde ayer hay faltantes en algunas comercios, pero la oferta comenzaría a normalizarse entre mañana y el viernes

Los carniceros advierten que en la última semana el costo de la media res subió 10%, de $ 400 a $ 440 el kiloLos carniceros advierten que en la última semana el costo de la media res subió 10%, de $ 400 a $ 440 el kilo

“En la Argentina, nunca nada que sube luego baja. Es una visión muy optimista creer que ahora va a ser distinto”, afirma resignado Máximo Pérez, un carnicero del barrio del Belgrano, al ser consultado sobre la situación actual del mercado de la carne, la persistente suba de precios y las perspectivas hacia adelante.

Contra lo que el Gobierno pretendía cuando apeló al cierre de las exportaciones de carne, el precio de este alimento tan típicamente argentino siguió su camino ascendente. La medida oficial generó la reacción del campo y las entidades rurales anunciaron un cese de comercialización de hacienda que duró 14 días y que finaliza esta noche.

Este escenario de escasez de hacienda hizo que los valores de la media res siguieran trepando -si hay poco, se vende más caro y hay mayor especulación- y que luego estos aumentos se trasladen a la góndola. De acuerdo con un relevamiento realizado por Infobae en varias carnicerías, el costo de la media res subió de $ 400 a $ 440 el kilo en una semana, por lo que algunos cortes ya superaron los $ 1.000 en algunas zonas.

Cada $ 10 que debe pagar de más el carnicero, ajusta $ 20 al público en líneas generales. “Teníamos hasta la semana pasada el kilo de asado a $800 y ahora está a $860. Ya hoy -por ayer- nos quedamos sin carne, y el jueves o viernes veremos con qué aumento se vienen”, señaló Luis Gianini, a cargo de la carnicería Muccop de la ciudad de Capitán Sarmiento, provincia de Buenos Aires. Luis Aguirre, de la carnicería San Patricio de la misma ciudad, sostuvo: “La media res viene aumentando hace varias semanas de a 5 o 10 pesos. Y si a mi me aumentan $10 pesos, lo tengo que aumentar $20. De todas maneras, yo todavía sigo manteniendo el mismo precio porque espero a que se acomode o baje. Cuando el paro se levante, todo el mundo va a querer vender vacas y eso hará que baje un poco el precio”.Algunos carniceros creen que los precios se atenuarán cuando aumente la oferta tras el fin del paro del campo
Algunos carniceros creen que los precios se atenuarán cuando aumente la oferta tras el fin del paro del campo

Pero las posiciones están divididas. Algunos son más optimistas que otros. Emmanuel Lapetina es dueño de una carnicería en el Mercado Central (Frigorífico La Peña) y si bien tiene un negocio de volumen que le permite tener mejores precios que en otros lugares de Buenos Aires, también sufre la contracción de la demanda producto de la suba de precios. Coincidió con sus pares respecto de los valores a los que hoy se consigue la media res -subió entre $ 30 y $ 40 desde el paro-, pero se animó a proyectar una vuelta a los valores previos al conflicto “cuando se normalice la oferta”. “Yo hasta ahora no subí porque tenía stock, pero tengo para esta semana. Luego tendré que comprar a los valores de hoy, por lo que hasta que se normalice la oferta y puedan bajar, los precios van a subir en los próximos quince días”, dijo ante este medio.

En su carnicería de Belgrano, Pérez dice que los precios no bajarán y “las medidas restrictivas adoptadas por el Gobierno lo único que hacen es generar mayores problemas en el mediano y largo plazo”. “Por ahora no tenemos problemas de abastecimiento, pero los precios subieron, al mismo ritmo que vienen aumentando desde octubre del año pasado”, dijo, al tiempo que reconoció que restringe “un poco de margen para seguir manteniendo los clientes”. De acuerdo con el último informe de inflación del Indec, las carnes y derivados acumulaban en abril una suba interanual del 64,7% y en cuatro meses, del 22,2 por ciento.La escasez de hacienda hizo que los valores de la media res siguieran trepando -si hay poco, se vende más caro y hay mayor especulación- y que luego estos aumentos se trasladen a la góndola

En los supermercados, en tanto, la situación varía según cada cadena. En los casos de Coto y La Anónima, el abastecimiento y los mejores precios están garantizados por tener el negocio integrado. Aunque en el resto también se ha hecho una apuesta, ya desde los últimos años, para lograr aumentar la participación en este mercado. De todos modos, en alguna cadena supermercadista ayer no se conseguían todos los cortes y en otra aseguraron que hay stock hasta el jueves. De todos modos, el levantamiento del paro de hoy supone que no habrá mayores inconvenientes en los próximos días.

La pregunta que surge ahora es qué sucederá con este mercado a partir de las negociaciones que se están llevando a cabo entre el sector frigorífico y el Gobierno. La última propuesta que le acercó el consorcio ABC a las autoridades mejoró los volúmenes ofrecidos hasta la semana pasada -se ofertó 15.000 toneladas mensuales- pero aún no tuvieron respuesta. De cualquier modo, este acuerdo ayudaría a contener los valores de determinados cortes cárnicos en los supermercados, carnicerías del Mercado Central y algunas propias de los frigoríficos, cuando el mayor parte del consumo de carne se da en las carnicerías, donde es inviable controlar el precio de la carne.

Fuentes del sector aseguraron que una vez que se acuerde este volumen, en el Gobierno evalúan dos posibilidades: restringir las posiciones arancelarias de los cortes con hueso, o bien controlar todas las operaciones con ROE o cupos además de aumentar 15% las retenciones. Esta segunda alternativa es la que impulsa la secretaria de Comercio Interior, Paula Español, según las fuentes.