Pfizer: oficialistas y opositores se mostraron dispuestos a cambiar la ley de vacunas pero lo condicionan a que lo pida el Ejecutivo

Como el ejecutivo de Pfizer admitió que la ley actual no permite cerrar un acuerdo, desde Juntos por el Cambio señalan que solo la Casa Rosada sabe en dónde está el conflicto y es quien debería cambiarla. Desde el Frente de Todos explicaron que la ley sirve para la compra en 5 laboratorios y que si hay algo que modificar, lo tiene que pedir el Ejecutivo nacional

La audiencia con los laboratorios tuvo su primera edición en donde la figura principal fue Pfizer. Allí, el gerente general de la empresa en la Argentina, Nicolás Vaquer, frente a la pregunta sobre si el marco legal de la ley de vacunas era compatible con lo que necesita la empresa para poder cerrar un acuerdo de venta de dosis para la Argentina, evitó tener un “no” tajante, pero dijo que “el marco legal no es compatible con algunos de los aspectos contractuales como la indemnidad y otras protecciones”.

Con esa frase, y cuidándose de nunca nombrar la palabra “negligencia” que es la que se apunta como el principal conflicto para poder cerrar la compra de vacunas, Vaquer fue respondiendo con frases que fueron conformando a uno y otro lado de la grieta.

Así fue que primero negó que haya habido algún “pedido de pagos indebidos o existencia de intermediarios” en las negociaciones con el Gobierno nacional por la adquisición por parte del Estado argentino de vacunas contra el coronavirus. Pero repitió que el ofrecimiento en octubre de 2020 fue de 13,2 millones de vacunas a entregar 8 millones entre diciembre de 2020 y julio de 2021.PlayCuántas vacunas ofreció Pfizer y cuándo deberían haber llegado

“El Gobierno es responsable por acción y omisión. Si hubiera firmado con Pfizer, hoy tendríamos en el país 8 millones de vacunas. Desde Juntos por Cambio insistimos en colaborar para corregir el marco legal en el Congreso. Están en juego la vida de los argentinos”, señaló el diputado Mario Negri.

Esa sensación de conformidad de cada lado de la grieta fue la que se vivió al final del encuentro en donde desde el Frente de Todos como desde Juntos por el Cambio pareciera que hubo un acuerdo ya que, básicamente, terminaron planteando lo mismo: si el Ejecutivo lo pide, se cambia la ley, pero que sea la Casa Rosada quien tome la iniciativa.

“Está claro que aunque siguen negociando el marco legal hace que no se puede llegar a un acuerdo. El problema es que no sabemos cuál es el punto que genera el conflicto y eso sólo lo sabe el Ejecutivo que es el que está negociando y que Pfizer señala que no puede dar más detalles por el acuerdo de confidencialidad. A partir de esto es que creemos que son ellos -por el Ejecutivo nacional- los que nos tienen que convocar para explicar cuál es el problema y qué es lo que se debería modificar”, explicó un legislador de Juntos por el Cambio que participó del encuentro.

Algo similar, pero con otro tipo de argumentación, señalaron desde el Frente de Todos. “Nosotros somos el Congreso e hicimos un ley de vacunas, no una ley para un laboratorio. Si se les pudo comprar a otros no se entiende por qué a ellos no, porque no se sabe cuál es el conflicto. Ahora, si hay que modificar la ley se podría hacer, pero es el Ejecutivo el que lo tiene que pedir”.

En ambos sectores entienden que se llevan explicaciones y argumentos para sustentar algunas de sus posiciones. Mientras en Juntos por el Cambio señalan la cantidad de vacunas, desde el Frente de Todos hacen referencia a que en octubre “las vacunas no existían” y circularon un trabajo de Cancillería en donde se demuestra que, a diferencia de lo que dijo Vaquer que aseguró que Pfizer “cumplió con el 99,9% de las entregas”, incumplió en buena parte de los países.

Al final del encuentro, y luego de las conferencias de prensa de cada uno de los sectores, la diputada del Frente de Todos Cecilia Moreau se mostró conforme porque, entre otros puntos, entiende que “esto pone punto final al discurso de Patricia Bullrich -la titular del Pro que señaló que hubo un pedido de retorno y de un socio local a Pfizer-”.

Por el lado de Juntos por el Cambio, Negri hizo referencia a que “el dato llamativo es que Pfizer dijo que no fueron convocados por el Gobierno a participar de la confección de la ley. Quedó claro que el Ejecutivo priorizó laboratorios como AstraZeneca”.

Frente a esto en el oficialismo responden que la Ley 27.573, conocida como ley de vacunas, “fue aprobada por 230 diputados, 8 negativos y 11 abstenciones”, señalando el acompañamiento de los legisladores del Pro, de la UCR y de la CC Ari. “En ese momento sólo se objetó que la aprobación de vacunas la pueda hacer de emergencia el Ministerio Salud y no el ANMAT, pero no mucho más”.