Gobernadores coincidieron con el presidente en aplicar «mas restricciones» ante la segunda ola de COVID-19

Tras finalizar la tercera ronda de reuniones del gobierno nacional con mandatarios provinciales se espera la promulgación de un nuevo Decreto de Necesidad y Urgencia con la extensión de las medidas de distanciamiento social. Los gobernadores, incluidos el jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y de Mendoza, conicidieron en la necesidad de aplicar mayores restricciones y controles para evitar el colapso del sistema sanitario y reducir las muertes y los contagios.

El presidente Alberto Fernández encabezó en el mediodía de este jueves una reunión virtual con los mandatarios de 11 provincias y de la Ciudad de Buenos Aires, espacio en el que el gobierno nacional subrayó la necesidad de «hacer cumplir el DNU vigente» y advirtió que «si aumentan más los casos» de coronavirus, no habrá «sistema de salud que aguante».

El encuentro, que duró casi tres horas, es el tercero en una ronda de consultas que la Casa Rosada realiza antes de emitir un Nuevo Decreto de Necesidad y Urgencia que reemplace al que vence el viernes a la medianoche, con medidas para contener el incremento de casos en el marco de la segunda ola de la pandemia de COVID-19 en el país.

Por la provincia de Misiones participó el vicegobernador Carlos Arce, reflejó la participación en el perfil personal de la red social Twitter donde expresó «pudimos hablar de la situación epidemiológica de nuestra Provincia que junto a Salta y Jujuy tenemos una situacion actual de riesgo intermedio, siendo las 3 únicas del País». 

Durante las reuniones el gobierno nacional  sostuvo la posición promulgada en los DNU de restricciones anteriores bajo la premisa que la única manera de mejorar la situación epidemiológica es reducir la circulación. Según publica TELAM la posición mayoritaria de los gobernadores se puede resumir en el pedido de «no perder más tiempo» y avanzar «por más restricciones».

Como sucedió con las normativas aplicadas por el gobierno nacional hasta el momento se dejará abierta la posibilidad de que sean los mandatarios provinciales quienes tomen medidas adicionales. Con una reducción de 15 años en la edad promedio de las personas internadas por COVID-19 en todo el país, la preocupación de los gobernadores de las provincias más afectadas por la segunda ola es la ocupación de las camas de terapia intensiva.

Según se pudo conocer por parte de dirigentes que participaron de la reunión, Horacio Rodríguez Larreta, coincidió en la idea de «poner más restricciones» y confirmó que su jurisdicción buscará «controlar más los espacios gastronómicos y de encuentros sociales y en espacios públicos». El resto de los mandatarios discurrieron por la misma línea de razonamiento y se pudieron escuchar frases como «hay niveles preocupantes en la ocupación de camas» de terapia intensiva generada por una «ola» del virus que «avanza mucho más rápido» señala TELAM.

Entre los puntos que se debatieron estuvo la suspensión de las clases presenciales en las áreas en las que se presenta una situación de «alerta» sanitaria. Esa medida ya fue dictada en el DNU que está en vigencia y que vence el viernes, pero no fue acatada oportunamente por la Ciudad de Buenos Aires, Mendoza y Santa Fe. Ahora «la mayoría amplia de los gobernadores adhiere a la suspensión», señalaron fuentes presentes en el encuentro.

Mañana, viernes 21 de mayo, vence el DNU 287 publicado el 30 de abril pasado en el Boletín Oficial, mediante el cual se establecieron, por tres semanas, las nuevas medidas de restricción ante la pandemia.