Compras con Ahora 12: la tarjeta de crédito se usa menos para electrodomésticos y más para ropa o gastronomía

Los planes oficiales para consumir en cuotas siguen la marcha de la pandemia. En el momento del encierro, se gastó en renovar el hogar; cuando se empezaron a eliminar las restricciones, el gasto se volcó al esparcimiento, con plazos más cortos

En los últimos doce meses, cayó la utilización de planes de 12 o 18 cuotas en beneficios de los planes cortos de 3 o 6 cuotasEn los últimos doce meses, cayó la utilización de planes de 12 o 18 cuotas en beneficios de los planes cortos de 3 o 6 cuotas

El consumo con tarjetas de crédito logró una recuperación pero todavía no alcanzó a ubicarse en los niveles previos a la pandemia. En el último año, la utilización de este medio de pago y su combinación con los “planes Ahora” para comprar en cuotas, permiten establecer un cambio de perfil en el consumo en esta etapa de las restricciones: todo lo que se gastaba hace un año en electrodomésticos y reparaciones del hogar, ahora se destina al regreso del esparcimiento, con rubros como ropa y gastronomía.

En el segundo trimestre del año, el uso de tarjetas de crédito medido en cantidad de transacciones creció un 34% en relación al mismo periodo del año anterior, el más golpeado por las restricciones y el encierro, según los datos del Indice Prisma Medios de Pago. En la misma medición, el uso de la tarjeta de débito creció un 50%, señalando uno de los rasgos principales del boom de los pagos digitales.

“Hay un crecimiento interanual muy importante en el uso de las tarjetas dado que se compara contra el comienzo de la pandemia en el país. Las tarjetas de débito se recuperaron un 50,57% mientras que en las tarjetas de crédito fue del 33,93%”,comentó Julián Ballarino, Head de Relaciones Institucionales de Prisma Medios de Pago, empresa que maneja LaPos, Banelco, Pagomiscuentas, Todo Pago, Bimo y otros servicios financieros.

Según explicaron en la compañía, que procesa 12.500 millones de transacciones al año, en los últimos doce meses hubo un cambio evidente en el uso de los planes “Ahora”, cuya utilización creció en las compras en 3 y 6 cuotas y se estancó (e incluso cayó) en los planes más largos, de 12 y 18 pagos. De esa información se desprenden dos conclusiones relevantes:

– En el pico de las restricciones, entre marzo y junio de 2020, muchos consumidores se encontró con un excedente de dinero por la imposibilidad de circular por la calle. En medio del encierro, decidieron renovar sus electrodomésticos, con las computadoras, celulares y todo aquello que ayude al teletrabajo a la cabeza. Otros se decidieron por las reparaciones y obras en el hogar, lo que impulsó la compra de materiales y herramientas. Un año después, con mayores ocasiones de consumo en la calle, esas compras de equipamiento fueron claramente reemplazadas por el esparcimiento. De la mano de la reapertura de los shoppings, la tarjeta de crédito volvió a utilizarse para la gastronomía o para comprar ropa y calzados, rubros más afines a los pagos en 3 o 6 cuotas.

– El bolsillo de muchos argentinos todavía no terminó de asimilar el alza de la utilización del Ahora 12 registrado el año pasado. Hasta octubre del año pasado, los planes tenían además 3 meses para empezar a pagar la primera cuota, por lo que muchas de esas compras seguirán pesando en los resúmenes por varios meses mas. Ese beneficio de 90 días de gracia caducó el 31 de marzo pasado.

Con su formato actual, con compras de 3, 6, 12 o 18 cuotas con una tasa de interés cercana al 25% anual y sin plazo de gracia, el programa Ahora 12 se extenderá hasta el próximo 31 de julio.

Las compras con tarjeta de crédito en cuotas por fuera de los planes “Ahora” se mantuvieron estables, según el informe, que también muestra una leve caída en el uso de las tarjetas prepagas, relevantes para algunos planes sociales oficiales, del 4,5% al 3% del total de las transacciones.

El estudio de Prisma también recoge otra tendencia aparecida en la pandemia: el mayor uso de la tarjeta de débito para pagar tiene un correlato en menos extracciones de efectivo en los cajeros automáticos. En comparación con doce meses atrás, y considerando el universo de todos los usos de las tarjetas de débito, las compras en comercios crecieron del 39% al 48%, mientras que el retiro en los cajeros disminuyó del 57% al 48%. El retiro de efectivo en comercios, a su vez, se mantuvo en el 3% del total de las transacciones.

“Se reconfirma en este trimestre la tendencia expansiva en el uso de tarjeta de débito por sobre el efectivo. En el segundo trimestre de 2021, sobre el total del volumen operado con tarjeta de débito, las compras representaron un 48% mientras que en el mismo trimestre de 2020 fue del 39%,” señaló Ballarino.