Reino Unido se prepara para vacunar a los menores de 50 años, luego de haber aplicado al menos una dosis a todos los grupos vulnerables

Reino Unido se prepara para vacunar a los menores de 50 años, luego de haber aplicado al menos una dosis a todos los grupos vulnerables

En Reino Unidolos ciudadanos de entre 49 y 45 años pueden reservar desde este martes su turno para vacunarse contra el coronavirus, después de que el Gobierno alcanzó su meta de aplicar al menos una dosis a todos los grupos vulnerables, incluidos los mayores de 50.

Además, el Gobierno prometió una vacuna alternativa al fármaco de Oxford desarrollado por el laboratorio AstraZeneca para las personas de entre 18 y 29 años.

Se trata del inicio de la segunda fase del programa de vacunación, que consiste en ofrecer vacunas a los adultos sanos menores de 50 años.

Reino Unido busca reemplazar al fármaco de Oxford

El Gobierno prometió además una vacuna alternativa al fármaco de Oxford desarrollado por el laboratorio AstraZeneca para las personas de entre 18 y 29 años debido a las preocupaciones sobre una muy rara, pero posible formación de coágulos sanguíneos.

La semana pasada, el Gobierno comenzó a aplicar una tercera vacuna contra el coronavirus en el Reino Unido, la del laboratorio estadounidense Moderna, que se suma a la de AstraZeneca y a la de la firma, también estadounidense, Pfizer.

En el Reino Unido, más de 32 millones de personas ya recibieron una primera dosis de alguna de esas vacunas y 7,6 millones las dos.

El primer ministro británico, Boris Johnson, dijo que el país está en camino de ofrecer la primera dosis de la vacuna a todos los adultos a finales de julio y destacó el cumplimiento del objetivo al que calificó como «otro gran hito«.

Johnson reiteró que los británicos deben seguir siendo «cautelosos«, luego de que el lunes comenzara la segunda fase del desconfinamiento en Inglaterra con la reapertura de tiendas no esenciales, peluquerías y restaurantes y pubs con mesas al aire libre.

«Me siento muy aliviado de que ahora estemos en una posición en la que una proporción muy alta de la población vulnerable haya sido vacunada, por lo que, si se pierde el control del virus, el daño que puede causar será relativamente restringido«, expresó.

Para el científico, «relativamente restringido», significa que una gran tercera ola podría terminar con 30.000 a 50.000 muertes más, si tuviera un tamaño similar a las anteriores, por lo que instó también a seguir con las medidas de distanciamiento social.

Inglaterra entró en su tercer confinamiento el 5 de enero, en medio de picos de 70.000 contagios y unas 1.800 muertes diarias por coronavirus atribuidos a una variante más contagiosa del virus detectada por primera vez en el sureste de la nación.