Menos del 20% de los recién nacidos contraen COVID-19 de sus madres, advierte un estudio

Un equipo de científicos de la Escuela de Salud Pública de Yale en Estados Unidos y del Instituto de Ciencias de Evaluación Clínica en Canadá investigó la transmisión del virus de madres a hijos durante el parto o después del nacimiento. Aquí los detalles

Los recién nacidos no suelen contraer COVID-19 de sus madres, encuentra un nuevo estudio (REUTERS)Los recién nacidos no suelen contraer COVID-19 de sus madres, encuentra un nuevo estudio (REUTERS)

Lo advirtió esta semana un equipo conjunto de la Escuela de Salud Pública de Yale en New Haven y el Instituto de Ciencias de Evaluación Clínica en Ontario queinvestigó la posible transmisión madre-hijo del virus: los recién nacidos no suelen contraer COVID-19 de sus madres.

En el estudio que publicó la revista JAMA Network se analizaron un total de 81 bebés de 156 mujeres en las que se descubrió que tenían un caso activo del virus en las semanas posteriores al parto. De esos 81 bebés, los médicos encontraron que el 15, o el 18,5%, contrajeron el virus durante o poco después del nacimiento.

Aun así, los investigadores aseguraron que las mujeres embarazadas y algunos recién nacidos tienen un mayor riesgo de contraer una enfermedad grave por COVID-19, lo que hace que la reducción de la transmisión, a través de la vacunación, sea importante para los grupos.

“Los hallazgos de este estudio de cohorte proporcionan más evidencia que sugiere que la transmisión perinatal y la infección temprana por el SARS-CoV-2 son raras”, escribieron los especialistas.Una gran incógnita al principio de la pandemia era si el SARS-CoV-2 podía transmitirse de madre a hijo (REUTERS)Una gran incógnita al principio de la pandemia era si el SARS-CoV-2 podía transmitirse de madre a hijo (REUTERS)

Desde principios de abril de 2020, se recomienda que los bebés nacidos en Ontario de madres positivas de COVID-19 se realicen la prueba dentro de las 24 horas posteriores al nacimiento. Algunas mujeres que fueron al hospital para dar a luz a menudo también se sometieron a pruebas al llegar.

Los investigadores recopilaron datos de todos los bebés nacidos desde el 1 de febrero de 2020 hasta el 31 de octubre de 2020, y los resultados de las pruebas maternas desde el 15 de enero hasta finales de octubre.

Entre 82.484 mujeres que dieron a luz en un hospital de Ontario durante el período de tiempo del estudio, se realizaron pruebas de COVID-19 a 7.805 en un lapso de dos semanas desde el parto. Poco menos del 2%, o 156, de esas mujeres dieron positivo al virus.

De ese grupo de 156 mujeres, 81 de los bebés que dieron a luz fueron examinados para detectar el virus: 63 dentro de las dos semanas posteriores al nacimiento y 18 después de esa ventana de dos semanas. De esos 81 bebés, solo 15 dieron positivo, o el 18,5%.

En total, menos del cuatro por ciento de todos los bebés nacidos en Ontario durante el tiempo dieron positivo. Laprovincia del centro este de Canadá recomienda actualmente que las madres que dan positivo en la prueba del virus no se separen de sus hijos. En cambio, las mujeres deben seguir las pautas adecuadas de enmascaramiento y distanciamiento, pero aún así interactuar y cuidar a su hijo con regularidad para evitar dañar el desarrollo infantil del niño.

“Estas medidas parecen haber limitado efectivamente la transmisión a los recién nacidos, sin imponer daños potenciales a través de la separación”, señalaron los expertos.Los expertos no están seguros de si los bebés contraen el virus de su madre antes, durante o después del nacimiento (REUTERS)Los expertos no están seguros de si los bebés contraen el virus de su madre antes, durante o después del nacimiento (REUTERS)

Las mujeres embarazadas tienen un mayor riesgo de sufrir complicaciones graves por el virus. Un estudio del Reino Unido encontró que las mujeres embarazadas que contraen COVID-19 también tienen un mayor riesgo de morir debido a complicaciones en el parto. Los recién nacidos que contraen el virus suelen estar bien, aunque los que nacen prematuros pueden tener riesgo de complicaciones graves.

Sin embargo, los expertos no están seguros de si los bebés contraen el virus de su madre antes, durante o después del nacimiento.

Si bien en los Estados Unidos, las mujeres embarazadas son elegibles para las vacunas COVID-19 y se recomienda recibir la vacuna, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) advierten que no hay muchos datos disponibles sobre cómo la vacuna puede afectar a las mujeres embarazadas o al feto.

Es que siguiendo las normas establecidas, ninguno de los principales fabricantes de vacunas inscribió a mujeres embarazadas en sus primeros ensayos, aunque algunos ensayos actuales y planificados ahora las incluyen. A medida que los sistemas de salud de todo el mundo comenzaron a producir inyecciones, los reguladores han ofrecido recomendaciones vagas o contradictorias sobre si se debe ofrecer la vacuna a las mujeres embarazadas.Debido a que los primeros ensayos de vacunas excluyeron a las mujeres embarazadas, hay preguntas sin respuesta sobre la seguridad de las vacunas en este grupo (REUTERS)Debido a que los primeros ensayos de vacunas excluyeron a las mujeres embarazadas, hay preguntas sin respuesta sobre la seguridad de las vacunas en este grupo (REUTERS)

En enero, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó que las vacunas de ARN mensajero fabricadas por Moderna y Pfizer/BioNTech se ofrecieran solo a las mujeres embarazadas con mayor riesgo, las que trabajan en puestos de primera línea o con problemas de salud existentes, y solo después de consultar con su médico. Más tarde agregó información aclaratoria que decía que las vacunas no presentaban riesgos específicos conocidos durante el embarazo. Un portavoz de la OMS dijo a Nature que, debido a la falta de datos, la agencia “no pudo brindar una recomendación amplia para la vacunación de mujeres embarazadas”.

De manera abrumadora, los médicos contactados por la revista científica manifestaron que recomendarían que se ofreciera la vacuna a las mujeres embarazadas después de una consulta médica. “Dado lo que sabemos sobre el aumento del riesgo de hospitalización, mortalidad, parto prematuro, para mí, es una obviedad”, advirtió Kristina Adams Waldorf, obstetra e investigadora de la Universidad de Washington en Seattle.

About Post Author