Brasil reportó 4.249 muertes en las últimas 24 horas, un nuevo récord diario

El gigante sudamericano también registró más de 86.500 nuevos casos positivos, lo que lleva la cantidad de contagios a los 13,27 millones.

Brasil batió este jueves un nuevo récord de muertos por coronavirus, al registrar 4.249 en las últimas 24 horas, lo que eleva a 345.025 la cifra total en el segundo país del mundo más golpeado por la pandemia, que además reportó más de 86.500 nuevos casos, empujando la cantidad de contagios a más de 13,2 millones, mientras se profundiza el colapso en el sistema sanitarios y la campaña de vacunación avanza lentamente.

Hasta ahora, el peor día de la pandemia en el gigantes sudamericano, epicentro actual de la epidemia, había sido el martes último, cuando fueron notificados 4.195 decesos.

El número de casos confirmados se situó en 86.652 y ya son 13.279.857 quienes contrajeron la enfermedad en Brasil, donde la situación epidemiológica está fuera de control, a punto tal que diversos especialistas apuntan que a lo largo de abril se podría llegar a los 5.000 muertos al día.

A pesar de que la mayoría de estados y municipios endurecieron las restricciones en las últimas semanas, la gran mayoría de las capitales del país siguen con las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) de los hospitales por encima del 90% de su capacidad.

Y pese a las temerarias cifras, el presidente de ultraderecha Jair Bolsonaro descartó totalmente la posibilidad de decretar un confinamiento de la población a nivel nacional, tal como piden algunos expertos para frenar la expansión del virus.

Brasil es el epicentro actual de la pandemia -registra de manera constante la mayor cantidad de decesos en términos absolutos a nivel global- y ocupa el segundo lugar en la lúgubre lista de casos y muertes, solo por detrás de los Estados Unidos.

Bolsonaro se niega a decretar un confinamiento en todo Brasil

Pese a las cifras y los llamados de las autoridades sanitarias, Bolsonaro rechazó nuevamente imponer un confinamiento nacional en el país.

“No vamos a aceptar esta política de quedarse en casa y cerrar todo”, dijo el mandatario en un discurso pronunciado en el estado de Santa Catarina.

Las declaraciones fueron hechas luego de que la Asociación Brasileña de Salud Colectiva, que cuenta con casi 20.000 miembros, publicara el martes en el diario O Globo una carta haciendo un llamado a un confinamiento nacional de tres semanas.

“La grave situación epidemiológica que está llevando a un colapso del sistema de salud en varios estados requiere de la adopción inmediata, sin ninguna duda, de estrictas medidas restrictivas”, indicó el comunicado.


Continúa la vacunación en Brasil

En paralelo las autoridades sanitarias continúan con la campaña nacional de vacunación, que tras un lento inicio comienza a ganar velocidad. El país ya ha administrado al menos una dosis del inoculante a casi el 9% de su población, 0,5 durante las últimas 24 horas.

En total, se han aplicado 11,38 dosis -entre primeras y segundas- por cada 100 personas. En términos absolutos, el país se encuentra quinto a nivel global, con 24,2 millones de vacunas aplicadas.

La corte brasileña autoriza el cierre de templos religiosos por la pandemia
El Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil resolvió que las autoridades estaduales podrán prohibir la celebración de servicios religiosos para frenar la expansión de la pandemia de coronavirus, en un fallo que contradice la postura sobre el tema del presidente Jair Bolsonaro.

La decisión fue adoptada por 9 votos a favor y dos en contra, y el juez que planteó y fundamentó el fallo fue Gilmar Mendes, quien aludió al nuevo récord de muertes del 6 de abril (superado con las cifras conocidas esta noche) cuando se registraron en el país 4.195 pérdidas de vida causadas por la Covid-19 en 24 horas.

Para el magistrado, Brasil se convirtió en un «paria internacional en el ámbito de la salud» al concentrar en estos momentos cerca de un tercio de los decesos diarios causados por el patógeno en el mundo.

La cuestión sobre si los templos deberían permanecer abiertos y ofrecer servicios religiosos obligatoriamente había causado una intensa polémica, luego de que Bolsonaro ordenara que se trataba de una actividad esencial y, en consecuencia, no podían cerrar.

La mayoría de los ministros de la corte habían adelantado su posición en contra de la posición de Bolsonaro, pero recién esta noche el tribunal trasladó esa decisión a un fallo, reseñó la agencia Prensa Latina.

En el estado de Sao Paulo, uno de los más golpeados por la pandemia, el gobernador Joao Doria había ordenado una prohibición de celebrar misas y otros oficios debido al peligro de contagio que representaban, pero esa decisión había sido apelada en la justicia por el Consejo Nacional de Pastores de Brasil y el Partido Socialdemócrata.
Comisión del Senado investigará posibles «omisiones» de Bolsonaro ante la pandemia en Brasil
Un juez de la corte suprema de Brasil ordenó al Senado instalar una comisión de investigación de «eventuales omisiones» del Gobierno de Jair Bolsonaro en la lucha contra la pandemia de coronavirus, que batió por segundo día consecutivo un récord de muertes.

La investigación apuntará en particular a «las acciones y omisiones del Gobierno Federal (…), en especial en el agravamiento de la crisis sanitaria en (el estado de) Amazonas, con la falta de oxígeno para pacientes internados», indicó el magistrado Luís Roberto Barroso, del Supremo Tribunal Federal (STF).

La orden atiende a un pedido de 32 de los 81 senadores y fuerza la mano al presidente del Senado, Rodrigo Pacheco, quien resistía esa iniciativa. Sin embargo, minutos después del anuncio dijo en rueda de prensa que acatará la decisión.

«Es importante destacar, como lo señalan los demandantes, que la crisis sanitaria se encuentra actualmente en su peor momento, batiendo lamentables récords de muertes diarias y de casos de infección», argumentó el juez, citado por la agencia de noticias AFP.

Brasil registró hoy 4.249 decesos de covid en 24 horas, con lo cual el total llega a 345.025, superado solo por Estados Unidos. El martes, el balance había sido de 4.195, sobrepasando por primera vez los 4.000 fallecimientos, según las estadísticas del Ministerio de Salud.

En los ocho primeros días de abril se registraron 19.741 muertos, lo cual prefigura un mes peor que marzo, cuando hubo más de 66.000 decesos, más del doble del mes más luctuoso hasta entonces en este país de 212 millones de habitantes.

El número de casos llega a 13,2 millones desde la llegada de la enfermedad al país en febrero de 2020, con 86.652 contagios en las últimas 24 horas.

La respuesta al desastre sanitario sigue marcada por las desavenencias entre alcaldes y gobernadores, partidarios de medidas de aislamiento, y el presidente Bolsonaro, que las rechaza alegando su impacto económico negativo.

Varios estados, como Rio de Janeiro y Sao Paulo, decretaron feriados de por lo menos diez días, sin aliviar sustancialmente la demanda de camas en las unidades de cuidados intensivos al borde del colapso.

En enero, decenas de personas murieron en Manaos, la capital de Amazonas, por falta de oxígeno en los hospitales.

Mientras tanto, la vacunación nacional avanza a paso lento, por falta de insumos. Hasta ahora, cerca de un 10% de la población recibió la primera dosis y 3%, la segunda.

La prestigiosa Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz) recomendó prolongar las medidas de distanciamiento social en Rio, afirmando que «aún es prematuro proponer cualquier medida de flexibilización».

Bolsonaro reiteró ayer su rechazo a esas medidas a nivel nacional, regional o local. «No habrá un confinamiento nacional» ni «políticas de quédese en casa, cierre todo», declaró.

En su programa en vivo semanal por las redes sociales, volvió a la carga este jueves, afirmando que «el clima de pavor que se crea en la sociedad no ayuda a salvar vidas».