Los ministros de Educación aprobaron modificar el protocolo y habrá más presencialidad escolar en todo el país

Redujeron el distanciamiento obligatorio en las aulas a 90 centímetros a partir del 1 de septiembre. La ciudad de Buenos Aires y Mendoza rechazaron la resolución porque consideran que avanza sobre su autonomía

Acortarán el distanciamiento en las aulas (NA)Acortarán el distanciamiento en las aulas (NA)

En una sesión del Consejo Federal, los ministros de Educación del país aprobaron modificar el protocolo escolar que rige desde mediados del año pasado y votaron la reducción del distanciamiento en las aulas, que ahora pasará a ser de 90 centímetros. De ese modo, a partir del 1 de septiembre se avanzará hacia la presencialidad plena en las escuelas.

La resolución se aprobó por mayoría. Las únicas disidencias la expresaron la ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, y el Director General de Escuela mendocino, José Thomas, quienes consideraron que el texto avanza sobre las autonomías de sus jurisdicciones.

“Rechazamos porque la resolución sigue tomando como parámetros el semáforo epidemiológico que fijó por decreto Nación. Nosotros ya tuvimos el respaldo de nuestra autonomía en la Corte Suprema y dejamos de regirnos por las categorías de alarma, alto, medio y bajo riesgo que determinó Nación. Al margen, vemos con buenos ojos la decisión de intensificar la presencialidad incorporando nuevas recomendaciones de distancia entre los alumnos, como lo hicimos en CABA despues del receso de invierno”, explicaron a Infobae fuentes porteñas.

El ministro de Educación nacional, Nicolás Trotta, se reunió con expertos al principio de semana. Tras las consultas, hoy expuso en la sesión del Consejo Federal tres posibles escenarios que flexibilizan la exigencia del distanciamiento. Sucede que uno de esos escenarios está atado a la situación epidemiológica que atraviese cada distrito, tal como establece el DNU presidencial, y ese punto fue el que impidió el voto unánime durante la reunión.Nicolás Trotta encabezó una nueva sesión del Consejo Federal de EducaciónNicolás Trotta encabezó una nueva sesión del Consejo Federal de Educación

Las tres condiciones que se aprobaron por mayoría hoy por la tarde son:

Condición óptima: las escuelas que puedan asegurar la presencialidad completa manteniendo un distanciamiento físico de 1,5 metros entre estudiantes deberán seguir haciéndolo. “Para mantener esta distancia es necesario aprovechar al máximo el mobiliario escolar en toda su extensión”, advierten.

Condición admisible: en caso de que no sea posible asegurar la presencialidad plena, se tomará una distancia física de 90 centímetros entre estudiantes en las aulas, sin dejar de sostener la exigencia de 2 metros en los espacios comunes y con los docentes. “En este caso, aumenta el requisito de ventilación, no solamente manteniendo abiertas ventanas y puertas sino incrementando el tiempo de ventilación entre clases”, recomiendan.

Excepciones: cuando no alcance esa reducción de la distancia, se abre una excepción. Aquí entra a jugar el semáforo epidemiológico que rechazan CABA y Mendoza. En contextos de bajo riesgo epidemiológico y vacunación avanzada se permitirá acortar aún más la distancia para que todos los chicos estén en el aula.

A su vez, la excepción trae aparejada otras medidas obligatorias adicionales que las dos jurisdicciones no comparten en buena medida: los testeos a la comunidad escolar, el uso de doble y triple barbijo, que la superficie mínima por estudiante en el aula sea de un metro cuadrado, realizar el rastreo de contactos en el caso de aparición de síntomas, la utilización de medidores de CO2, el control de las condiciones sanitarias de la localidad y la obligación de informar los parámetros de los testeos semanalmente en la plataforma Cuidar Escuelas.

Con la resolución aprobada, el aumento de la presencialidad empezaría a verse a partir del 1 de septiembre. De ahora en más, son las provincias las encargadas de aplicar la medida. Hasta hoy, todo el país trabaja con modalidad alternada a excepción de la Ciudad de Buenos Aires y Mendoza que avanzaron en forma gradual hacia la presencialidad plena quitando el distanciamiento de 1,5 metros tras las vacaciones de invierno.

Hace solo unas semanas, el propio Trotta había cuestionado la modificación impuesta por el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta. Sin embargo, la mejora en los indicadores sanitarios, los avances en la vacunación y la suba de las temperaturas quebraron esa resistencia.

“A partir de lo que ha sido la mejora de los indicadores sanitarios y epidemiológicos en las últimas 13 semanas y el avance del proceso de vacunación, hemos avanzado con aval de las y los especialistas en esta propuesta que nos permitirá continuar intensificando los niveles de presencialidad”, señaló Trotta.

Entre el lunes y el miércoles, el ministro se había reunido con funcionarios provinciales y con el Consejo Asesor para el Regreso a las Clases Presenciales, que trabaja desde mediados del año pasado cuando se creó el protocolo que rige hasta hoy. En el órgano participan representantes de UNICEF, de la Sociedad Argentina de Pediatría, de la OPS/OMS, epidemiólogos y expertos en infraestructura escolar.

About Post Author