La Unión Europea propuso la eliminación de los motores de combustión a partir del 2035

La Unión Europea propuso la eliminación de los motores de combustión a partir del 2035

Con el objetivo de reducir las emisiones de carbono en el medio ambiente, este miércoles la Unión Europea (UE) anunció una serie de propuestas sobre el cambio climático destinadas a impulsarla hacia su objetivo de convertirse en carbono neutral para 2050.

La Unión Europea lanzó este miércoles las bases de su transformación para combatir el cambio climático, con un conjunto de propuestas que contempla el fin de la comercialización de automóviles movidos a base de combustibles derivados del petróleo y la implementación de impuestos a la aeronafta.

El enorme plan se propone ayudar a alcanzar la meta de reducir para el año 2030 al menos el 55% de las emisiones de carbono con relación a 1990, para lograr la neutralidad en 2050.

Para ello, el bloque comunitario de 26 países introducirá gradualmente exigencias que promoverán la salida de escena de los automóviles que funcionen a nafta y diésel.

La meta de la Unión Europea es reducir para el año 2030 al menos el 55% de las emisiones de carbono.

El plan fue presentado formalmente por la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y el funcionario responsable por la política ambiental, Frans Timmermans, además de otros funcionarios.

«Europa es el primer continente en presentar una arquitectura verde integral: tenemos el objetivo y ahora presentamos una ‘hoja de ruta’ para lograrlo», dijo Von der Leyen.

De acuerdo con la funcionaria alemana, el programa «combina la reducción de emisiones de carbono con medidas para preservar la naturaleza y situar el empleo y la igualdad social en el corazón de esta transformación verde».

El plan incluye una propuesta para bajar gradualmente el combustible utilizado en vuelos dentro de la Unión Europea a partir del 2023, con el objetivo de forzar una reducción en las emisiones en el sector.

Este ambicioso programa también propone la implementación de impuestos a importaciones contaminantes, que pasarían a ser gestionados mediante el Régimen de Comercio de Derechos de Emisión de la Unión Europea (RCDE).

El impuesto sería implementado gradualmente a lo largo de 10 años, mientras que se elevaría el objetivo mínimo para el uso de biocombustibles en aviones y desaparecerían los «permisos para contaminar» gratuitos de que disfruta ese sector.

Las medidas, catalogadas como el plan más ambicioso de la Unión Europea para abordar el cambio climático, ahora deberán ser objeto de negociaciones entre el Parlamento Europeo y los países del bloque.

Las propuestas, sin embargo, podrían enfrentar años de negociaciones.

Es probable que las medidas hagan subir las facturas de calefacción de los hogares y aumenten el coste de los vuelos en la Unión Europea. Habrá asistencia financiera disponible para que las personas instalen aislamiento y realicen otros cambios a largo plazo en sus hogares.

Baleares abre la guerra en España contra el motor de combustión | Sociedad | EL PAÍS

También se espera la oposición de algunos líderes de la industria, como las aerolíneas y los fabricantes de vehículos, así como de los estados miembros del este que dependen en gran medida del carbón.

Los objetivos son parte de un esfuerzo global para abordar el cambio climático mediante la reducción de la contaminación atmosférica, especialmente las emisiones de dióxido de carbono (CO2).

El acuerdo climático de París, firmado en 2015, tiene como objetivo mantener el aumento de la temperatura global muy por debajo de 3 ° C, y preferiblemente dentro de un aumento máximo de 1,5 ° C, para prevenir los peores efectos del cambio climático.