Preocupan los altos costos y la baja producción en las Ferias Francas

El presidente de la Asociación de Ferias Francas de Misiones, Wilmar Müller, realizó un balance de la actividad.

EXPECTATIVAS. Las Ferias Francas cumplieron 25 años de vida en Misiones y se preparan para un nuevo período.

Las Ferias Francas de Misiones arrancaron un nuevo año con muchas expectativas aunque con varias problemáticas como las bajas ventas, los altos costos y una merma en las producciones.

En este sentido, el presidente de la Asociación de Ferias Francas de Misiones (Interferias), Wilmar Müller, realizó un balance de la actividad .“Si bien tuvimos un repunte de ventas en los últimos meses con la gente de afuera, de otras provincias, comprando en las ferias, este año no fue tanto como anteriores cuando se llenaba de turistas”, observó.

Por ende, sostuvo que la temporada “fue regular con respecto a otros años, pero estamos con mucho entusiasmo para salir adelante”.

Consultado por los precios que se manejan, Müller comentó que “hoy se está trabajando con un margen menor de ganancia”.

“El mismo productor entiende y justamente piensa en el que está del otro lado con la posibilidad de comprar. Para tener más ganancias y estar acorde tendríamos que haber aumentado unos 20 o 30 pesos más cada producto, pero nos mantenemos en esa línea porque así vemos que el otro puede también consumir, son tiempos en los que hay que ser solidarios”.

Precisó además que toda la parte cárnica está en una situación crítica por los altos costos, en consecuencia “está bajando la producción”.

“Cuando empezó el año pasado, el pollo tenía mucha demanda pero hoy ya no cierran más los números, no sabemos hasta cuándo vamos a aguantar. Los productores ya bajaron la cantidad de algunas producciones y están solamente trabajando para mantenerlas; capaz que en dos o tres meses o en algún momento haya algún cambio, por ahora están aguantando”, adujo.

Detalló a su vez que “aumentaron drásticamente” los precios de los alimentos para los pollos que se crían en Misiones, esto seguido por un problema en la cosecha de maíz “que no se dio como creían los productores, entonces deben comprar el alimento para los animales, con lo cual los costos son muy altos”.

A pesar de este panorama complicado, Müller afirmó que los feriantes “no quieren subir los precios” de las frutas y verduras. “Esperemos que aflojen con los aumentos del combustible”, cerró.