Cataratas con bajo caudal de agua

El bajo caudal del río deja ver los grandes paredones de piedra, producto de la falla geológica que da forma a una de las maravillas del mundo, las Cataratas del Iguazú.

El escenario natural que brinda paisajes diferentes todos los días permite ahora contemplar la otra cara de los imponentes saltos debido a la reducción del flujo de agua, que ayer orillaba el 30% de lo normal, con sólo 266 metros cúbicos por segundo.

El descenso provocó que muchos saltos no se puedan apreciar, ya que la caída de agua ha desaparecido. Este escenario es muy similar al registrado en 2006, cuando el caudal llego a 236 metros cúbicos por segundo. También el río Paraná siguió mostrándose en baja y en el puerto correntino de Ituzaingó batió el registró histórico del año pasado con 0,30 metros a las 10, 15 centímetros menos que en junio último. Hacia la tarde subió ligeramente.