Para evitar un rebrote de COVID-19, el Gobierno de Santa Fe reforzó las medidas preventivas

Entre otras resoluciones, la administración de Omar Perotti estableció que todos los que entren a la provincia provenientes de otra parte del país deberán aislarse por 14 días.

(Franco Fafasuli)
(Franco Fafasuli)

A raíz de la cantidad de contagios de COVID-19 que está habiendo en algunas partes de la Argentina y para evitar una mayor circulación del virus, el gobierno de Santa Fe estableció en las últimas horas una serie de medidas preventivas para las personas que quieran ingresar a la provincia.

En este sentido, la administración de Omar Perotti anunció que todos aquellos ciudadanos no residentes en este distrito que deseen entrar al territorio provenientes de otras zonas del país deberán cumplir con un aislamiento total de al menos 14 días corridos.

En tanto, aquellos santafesinos que tengan permiso de circulación interprovincial no podrán realizar ninguna de las actividades recreativas permitidas a nivel local, ya sea religiosa, deportiva, familiar, cultural o de otra índole.

Para justificar esta decisión, las autoridades señalaron que los nuevos infectados que se registraron durante estos días en Santa Fe, en su mayoría son casos externos o que estuvieron en vínculo directo con personas provenientes de otras áreas del país.

“En estos días, nuestra provincia sufrió un aumento de casos positivos de Coronavirus, que nos indican que hay que establecer medidas más severas para seguir cuidando a los santafesinos”, explicó Perotti en su cuenta oficial de Twitter.

Entre otras cosas, el gobernador remarcó que “la pandemia no pasó” y que su provincia “interactúa” con otras que tienen “circulación del virus”, por lo que consideró necesario implementar “nuevas disposiciones para el ingreso y egreso” de personas.

“A través del Decreto 543 del día de la fecha, definimos que cualquier persona que no resida en el territorio de la provincia e ingrese aquí tendrá que hacer 14 días de aislamiento”, confirmó el propio mandatario.

Por otra parte, insistió que aquellos residentes que deban viajar a otras zonas de la Argentina “deberán permanecer en su casa al regresar, sin realizar otras actividades habilitadas, salvo la compra de alimentos o medicinas”.

“Debemos multiplicar los cuidados al regresar de otras provincias. Habrá sanciones para quienes no cumplan estas reglas. Apelamos a la responsabilidad ciudadana para cuidarnos entre todos. Sigamos permanentemente con el agua y el jabón, el distanciamiento, el uso obligatorio del tapabocas. El virus está presente, no podemos bajar la guardia”, advirtió.

De acuerdo con el reporte del Ministerio de Salud de la Nación, en las últimas 24 horas se detectaron 17 nuevos infectados en Santa Fe, por lo que el número total de contagiados en este distrito llegó a 335.

En toda la Argentina, en tanto, este domingo se confirmaron 19 muertes y otros 1.581 casos positivos. De esta manera, la cantidad de fallecidos a causa de esta enfermedad ya superó los mil habitantes y hay un acumulado de 42.785 contagiados.

El primer caso positivo se identificó el 3 de marzo y el 7 de ese mes se produjo el primer fallecimiento. Se trató de un hombre de 64 años que había viajado a Francia y se encontraba internado en el Hospital Argerich. La cifra de decesos anunciada hasta el momento, equivale a un promedio de nueve muertos por día.

Este fin de semana, Santa Fe fue uno de los escenarios principales de las protestas que se registraron en todo el país en rechazo a las intenciones del Gobierno nacional de expropiar la empresa Vicentin.

En este contexto, miles de personas marcharon el Día de la Bandera en la ciudad de Rosario y en la localidad de Avellaneda, en el noreste de esta provincia, donde tiene su sede administrativa la mencionada firma.

De hecho, el propio Perotti intervino en las negociaciones entre el presidente Alberto Fernández y los dueños de la compañía e incluso presentó ante la Justicia una propuesta para que el Estado se quede con ella sin recurrir ala expropiación.