La Corte de Brasil ratificó la anulación de condenas contra Lula

Este jueves se anularon todas las condenas por corrupción en contra del expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula Da Silva.

La decisión fue tomada por a Corte Suprema de Brasil, luego de que el juez Luiz Edson Fachin, respondiera a comienzos de marzo a un habeas corpus presentado por los abogados de Lula, alegando que el juzgado 13 de Curitiba, encabezado por el exministro Sergio Moro, no tenía competencia para juzgar al expresidente. Fachin había fallado a favor de Lula y ahora el pleno ratificó esa decisión.

Un nuevo proceso

La anulación de los cargos por corrupción en la causa Lava Jato y la petrolera Petrobras en primera instancia del juzgado de Curitiba, abre la posibilidad a Lula de que los procesos sean reiniciados por un juzgado federal en Brasilia.

Pero la fecha de inicio de este nuevo juzgado aún está sin determinarse. El juzgado de Brasilia tendrá que decidir inicialmente si considera procedentes las acusaciones de la Fiscalía y habilita el juicio de Lula.

El expresidente de Brasil, Lula da Silva. Foto: dpa

El expresidente de Brasil, Lula da Silva. Foto: dpa

Los motivos alegados para la anulación de los cargos son que el entonces juez Sergio Moro no tenía en su momento la “competencia jurídica” necesaria para analizar estos casos, según explicó la Corte Suprema.

¿Por qué Sergio Moro era “incompetente”?

Según el juez Fachin, la justicia de Curitiba no tenía competencia legal sobre los escándalos de corrupción en Petrobras y determinó que éstos debían ser juzgados en otras instancias, como la justicia Federal.

A su vez, los abogados del exmandatario hacía varios meses que intentaban anular los cargos, argumentando que Sergio Moro fue parcial en sus decisiones y se vio beneficiado por éstas, al ser nombrado ministro de Justicia cuando el actual presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, asumió su cargo en enero de 2019.

¿De qué se lo acusa a Lula?

Lula Da Silva es acusado por haberse beneficiado económicamente a través de casos de corrupción dentro de la causa Lava Jato que envuelve a la empresa Petrobras y la constructora Odebrecht.

Lula está relacionado con la adquisición de un departamento triplex en el balneario de Guarujá en el litoral del Estado de San Pablo, una casa de campo en la localidad de Atibaia y a su vez una investigación sobre el Instituto Lula, fundado por él, y sospechas sobre supuestas donaciones ilegales realizadas por Odebrecht.

Un manifestante lulista muestra un cartel que reza "Justicia para Lula", y lleva un vincha que dice "Fuera Bolsonaro". Foto: AP

Un manifestante lulista muestra un cartel que reza «Justicia para Lula», y lleva un vincha que dice «Fuera Bolsonaro». Foto: AP

Puntualmente se lo acusaba de nombrar y mantener en sus cargos a agentes que toleraban y habilitaban los propósitos ilícitos de un grupo criminal que, al tener estos cargos estratégicos, facilitaban las desviaciones de dinero de estas empresas.

Lula favorecido

Con el fallo del juez Luiz Fachin y ahora de la Corte, Lula recuperó sus derechos políticos por la anulación de las causas en su contra.

Esto mismo habilitaría a Lula a poder presentarse como candidato presidencial para las próximas elecciones de 2022, en lo que se supone se enfrentará políticamente a Jair Bolsonaro para el cargo de presidente.

Si bien el fallo no exonera a Lula, le permite volver al “ruedo político” y es que Lula, de 75 años, participó en todas las elecciones desde la redemocratización en 1985, excepto en 2018, cuando fue inhabilitado debido a la primera de sus dos condenas por corrupción pasiva y lavado de dinero. Incluso en esa elección superaba en intencionalidad de votos a Bolsonaro.

Si bien la decisión de la Corte es un gran espaldarazo para Lula, la causa no está definida ni cerrada y el futuro legal y político del expresidente sigue siendo muy incierto.

Lula aún puede ser inhabilitado políticamente y hasta encarcelado. Cabe recordar que por esta causa pasó 580 días en la cárcel y fue liberado en noviembre de 2018. Además, fue condenado a prisión por 12 años por las supuestas donaciones ilegales realizadas por la constructora Odebrecht y también fue sentenciado a 17 años de cárcel en el proceso de la casa de campo. Sobre el Instituto Lula aún no hay sentencia firme.