Descartan cambios en vacunación y confirman dos dosis de suero ruso

Luego de la polémica por los posibles cambios en el plan de vacunación, la secretaria de Acceso a la Salud Carla Vizzotti aseguró este martes que la Argentina planea aplicar las dos dosis de la vacuna rusa contra el coronavirus.

Las palabras de la funcionaria tienen lugar tras el rechazo de la Casa Rosada a su idea, que consistía en vacunar hasta fines de marzo a 20 millones de argentinos con una sola dosis de la vacuna rusa para intentar generar la mayor inmunización posible.

“El Gobierno argentino adquirió al Fondo de Inversión Directa de Rusia 15 millones de esquemas de vacuna Sputnik V, 30 millones de dosis, que llegarán en función del contrato firmado

, entre los meses de diciembre y marzo de 2021″, escribió Vizzotti.

Y continuó: “La vacuna Sputnik V es la única cuyo esquema de vacunación consta de dos componentes, en primer lugar, el componente Ad26, y luego de un intervalo mínimo de 21 días, el segundo componente Ad5. La Argentina planea administrarlas según esta indicación”.

La frase y el plan fue cuestionado tanto en la Casa Rosada como por especialistas, que advirtieron que no está probado que con una sola dosis una persona pueda inmunizarse contra el coronavirus. “Fue algo que se comentó pero no es una decisión tomada. No se va a ir por esa opción”, le dijo a este medio una fuente de Salud.

Los reparos a la propuesta de Vizzotti no son solo sanitarios. En el Gobierno explican que no sería tan sencillo contar con 20 millones de dosis del componente 1 en el país para marzo, por cuestiones de producción y el acuerdo ya firmado con el Fondo de Inversión ruso que impulsa la Sputnik V. Según lo informado por el Ministerio de Salud de la Nación, desde el 29 de diciembre de 2020 fueron vacunadas 107.514 con el suero ruso.

Además, este medio pudo saber que ni la Ciudad ni la provincia de Buenos Aires fueron notificadas oficialmente sobre posibles cambios en el plan de vacunación. “Nosotros no tenemos ninguna comunicación al respecto. Solo tenemos la información de que el 14 de enero sale el vuelo a Rusia para ir en busca de 300 mil dosis del componente dos”, le dice a este medio una fuente bonaerense.

Justamente en los próximos días estará llegando al país la segunda tanda de las vacunas Sputnik V, que servirán para terminar de inmunizar a quienes ya recibieron la primera dosis. Se estima que quienes reciben esta nueva aplicación, tendría más del 75% de probabilidades de haber generado una respuesta ante la posible presencia del virus.

“La decisión sanitaria más importante que nos tenemos que plantear es si queremos tener 10 millones de personas vacunadas a marzo con dos dosis o si preferimos tener 20 millones de personas con una sola”, señaló la secretaria de Salud en diálogo con Página 12. Y agregó: “En este contexto de pandemia es muy lógico pensar que se pueda vacunar a más gente con la primera dosis y diferir la segunda para cuando ya esté controlado el brote”.

La frase no solo generó revuelo en el Gobierno sino que despertó críticas por parte de los especialistas.

La doctora Malena Cohen, que se desempeña como jefa del Servicio de Neumonología Pediátrica del Instituto Hadassah y fue una de las primeras en recibir la inoculación de Pfizer en Israel, indicó a Con Bienestar: “Los ensayos clínicos fueron hechos sobre las dos dosis, por lo cual no se sabe qué podría pasar en caso de postergarse la segunda. Lo lógico sería pensar que algunos de ellos ya desarrollaron anticuerpos luego de la primera pero otros no”.

Cohen precisa que no hay pruebas de gente que recibió solo una dosis, puesto que los ensayos clínicos que llevaron a cabo las distintas compañías no contemplaron esta posibilidad.

Laura Bover, doctora en Química Biológica de la UBA y en el Leloir y especialista en Inmunoterapia e Inmunología oncológica consigna a este medio: “Desde el punto de vista científico e inmunológico no sería aceptable porque hay que basarse en los datos reportados de los ensayos clínicos Fase 3. Si cambian los tiempos, no se asegura que la protección final sería la reportada, y los vacunados quedarían expuestos a una mayor probabilidad de contagiarse con solo una dosis, lo que no cortaría la circulación de la enfermedad y puede traer aparejados problemas de más mutaciones en el virus que continúa circulando”.

Además, en el caso de la Sputnik V hay una diferencia adicional: cada dosis contiene un adenovirus diferente. Por el diseño del antídoto ruso, ambas no son intercambiables en el orden y tampoco se puede aplicar dos veces la misma.

TN.