Datos del Liraa indican que Posadas podría tener otro brote de dengue

El pasado viernes finalizó en Posadas el Levantamiento de Índices Rápidos de Aedes aegypti (Liraa) y los datos que arrojó no son nada alentadores frente al mosquito que transmite el dengue, así que el riesgo de un nuevo brote está latente.

Según indicaron desde el área de Epidemiología de Salud Pública y la Municipalidad de Posadas, durante el relevamiento se procedió a la visita de 11.122 domicilios, pero los técnicos pudieron ingresar de manera efectiva a 6.157, es decir,  el 51% de las residencias.


En comparación con el mismo período pero de 2019, descendió el índice en las viviendas, ya que fue de 4,3% contra los 3,9% de este año. Sin embargo, el número que más preocupa es el índice de Breteau que este año registró un 6,2%, apenas tuvo una pequeña disminución respecto al año pasado, que fue de 6,7 %. Se trata de un número alto para la capital provincial, dado que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que sea del 5% o menor para evitar que se produzca un nuevo brote de la enfermedad.

“Si bien dio un poquito más bajo que el año pasado, son cifras que hay que tenerlas en cuenta y nos sirven para ver los lugares donde hay mayor índice para ver las acciones a desarrollar en la lucha contra este vector. Esto indica que estamos en constante riesgo y en ese sentido es importante concientizar a los ciudadanos para tratar de mantener limpios sus hogares en lo que refiere a posibles o potenciales criaderos de mosquitos”, sostuvo Liliana Arce, directora de Epidemiología y Vigilancia de la Salud de Posadas, en diálogo con el programa Acá te lo contamos por Radioactiva 100.7.

Respecto a la diferencia entre los índices, explicó: “El índice de viviendas es el número de casas que dieron positivas para Aedes aegypti por 100 casas visitadas, es decir, que en ellas se encontraron larvas o pupas del mosquito. El índice de Breteau, en tanto, nos da el número de recipientes/criaderos positivos para Aedes por 100 casas inspeccionadas”.

En el último brote 2019/2020 se registraron 10.083 notificaciones de dengue en la provincia de Misiones, según los datos difundidos por el Ministerio de Salud Pública. Este año se dio la particularidad de la circulación viral de tres de las cuatro cepas de esta patología arbovirósica en el país y en particular en Misiones, DEN-1, DEN-2 y DEN-4, lo que representa una mayor preocupación dado que esta coexistencia puede derivar en cuadros hemorrágicos.

Delegaciones complicadasRespecto a las delegaciones que presentaron mayores índices de criaderos del mosquito transmisor del dengue, según el índice de viviendas fueron Dolores Sur y Dolores Norte. Les siguen de Miguel Lanús, Chacra 32-33 y Villa Urquiza. Por último están Villa Cabello e Itaembé Miní Este, Riberas del Paraná, Itaembé Miní Oeste, Santa Rita, Centro e Itaembé Guazú.

En tanto, según el índice Breteau encabezan la lista las delegaciones de Miguel Lanús y Chacra 32-33, posteriormente se encuentran Dolores Norte, Dolores Sur, Santa Rita, Villa Urquiza, Riberas del Paraná, Villa Cabello, Centro, Itaembé Miní Este e Itaembé Guazú.

En ese sentido, Arce indicó que ya se comenzaron los trabajos de concientización en Miguel Lanús así como con las tareas de descacharrado de los domicilios donde finalizarán hoy y seguirán posteriormente con la jurisdicción de la Chacra 32-33.

“Estamos con un riesgo latente”, alertó Arce.  Además de los agentes sanitarios, participan también de esta tarea el Ejército Argentino y la Policía de Misiones.

Los demás datos que arrojó el Liraa dan cuenta de que el 80% de las muestras positivas para el mosquito Aedes aegypti se tomaron en recipientes que no salen del domicilio: un 54% se encontró en depósitos móviles como macetas, floreros, platos, bebederos de animales, baldes, lonas, ollas; un 13%  en depósitos a nivel del suelo como tanques bajos, cisternas, entre otros; otro 13% en cubiertas o neumáticos; un 11% en depósitos fijos como piscinas, fuentes, canaletas; y el 9% restante en basura y recipientes no reutilizables que pueden ser sacados del domicilio.

Adaptación del vectorEs así que con tres serotipos en coexistencia y la gran capacidad de adaptación del vector a las condiciones climáticas favoreció a que el período entre los brotes se acorte.

“Las epidemias tienen su ciclo que son entre cuatro y cinco años, ahora esos ciclos se acortaron en la región. En 2015/2016 hubo uno muy fuerte y ahora este. El mosquito no perdona”, había explicado a este diario Ingrid Steinhorst, licenciada en Genética y jefa de Entomología del Instituto Municipal de Vigilancia y Control de Vectores de Posadas.

En esa misma línea, había agregado: “Misiones no tiene mucho tiempo de frío, cada vez tenemos menos y no llegamos a temperaturas bajo cero durante varios días, y eso también influye en el ciclo biológico del mosquito, el cambio climático propició que tengamos Aedes todo el año”.

El Territorio