Coronavirus: la respuesta inmune podría ser la diferencia entre la vida y la muerte, advierte un estudio

Investigadores del Penn Institute of Immunology, en Pensilvania, Estados Unidos, identificaron tres formas mediante las que las personas que padecen COVID-19 producen células T para combatir infecciones, con diferentes grados de éxito

Las diferencias en la forma en que el sistema inmunitario de las personas responde a la infección con coronavirus podría ser una cuestión de vida o muerte, advierte un nuevo estudio llevado a cabo por un grupo de investigadores del Penn Institute of Immunology en el estado de Pensilvania en los Estados Unidos.

Los hallazgos revelados por la investigación demostraron que existen tres respuestas inmunes distintas a la infección por SARS-CoV2 que podrían ayudar a predecir la trayectoria de la enfermedad en pacientes graves con COVID-19 y que, en última instancia, pueden informar cómo tratarlos mejor.

Cuando el cuerpo humano es atacado por un virus, el sistema inmunitario produce células T para combatirlo. En su mayoría vienen en dos formas: “Ayudantes”, que organizan la respuesta de defensa, y “asesinos”, a los que se les dice cómo y dónde luchar. Los asesinos destruyen las células virales con productos químicos tóxicos, pero para hacer el trabajo de manera efectiva se requiere una coordinación precisa con las células auxiliares. En muchos pacientes que se enfermaron gravemente con COVID-19, faltaba este trabajo en equipo, advirtió el grupo de especialistas dirigido por la profesora asociada de medicina, la doctora

Según su estudio, publicado en la revista Science Daily el miércoles, hay “tres ‘inmunotipos’ asociados con malas trayectorias clínicas en lugar de mejorar la salud”. El equipo descubrió que en algunos pacientes había una cantidad desproporcionadamente grande de células auxiliares mientras se suprimía la generación de células asesinas. Esto significaba que si bien había muchos “bocinazos” sobre la amenaza que representaba el virus, había muy pocos combatientes para enfrentarlo de manera efectiva.El estudio de 125 pacientes realizado por científicos estadounidenses es el más grande de su tipo realizado hasta la fecha (REUTERS)

Si bien los estudios recientes revelan detalles sobre la respuesta del sistema inmune al virus, la mayoría han sido informes de casos únicos o centrados en un pequeño grupo de individuos. Este es el primer estudio, hasta donde sabe el autor, que ofrece un perfil inmunológico integral de una gran cantidad de pacientes hospitalizados.

Los investigadores aplicaron perfiles inmunes profundos para capturar respuestas individuales de 163 pacientes durante el curso de sus infecciones. El estudio incluyó a 90 pacientes hospitalizados tratados en el Hospital de la Universidad de Pensilvania, 29 pacientes no hospitalizados y 44 donantes sanos sin infección por COVID-19. Las respuestas inmunes variaron entre el grupo, pero hubo patrones que son prometedores clínicos.

El segundo inmunotipo abarcó a aquellas personas cuyos sistemas inmunes producían un número mucho mayor de células asesinas, lo que significa que estaban mejor armadas para destruir a los invasores, pero no suficientes células auxiliares para coordinar la lucha. Como resultado, sufrieron significativamente de COVID-19 pero lograron sobrevivir, según el estudio.

En el otro extremo del espectro estaban aquellos que no lograron producir suficientes células T de cualquier tipo, lo que significa que carecían de la potencia de fuego para destruir las células invasoras y, por lo tanto, tenían el mayor riesgo de morir.

“Comprender el poder del sistema inmune para regular las respuestas a la enfermedad es uno de los principales avances en medicina en la última década, y Penn ha estado en el centro liderando ese descubrimiento. Ahora estamos aplicando la amplia experiencia y experiencia de nuestra comunidad de inmunología de más de 200 personas hacia la investigación y el tratamiento de COVID-19 “, sostuvo Jonathan A. Epstein, vicedecano ejecutivo, director científico y profesor de Investigación Cardiovascular en Penn. “El trabajo profundo de inmuno-perfil que los investigadores aplicaron aquí es probable que sea útil no solo ahora, para esta enfermedad, sino en el futuro para muchas otras”.Aunque los científicos no pudieron explicar completamente las diferentes respuestas del sistema inmune, sospecharon que podría estar relacionado con la salud general de los pacientes en el momento de la infección (REUTERS)

Aunque los científicos no pudieron explicar completamente las diferentes respuestas del sistema inmune, sospecharon que podría estar relacionado con la salud general de los pacientes en el momento de la infección.

Si bien la mayoría de los pacientes de COVID-19 en el estudio habían recibido más o menos los mismos tratamientos, los investigadores dijeron que los médicos podrían necesitar considerar un enfoque más personalizado. “Los hallazgos promueven la idea de adaptar tratamientos clínicos o futuros ensayos clínicos basados en inmunidad para pacientes cuyo inmunotipo sugiere un mayor beneficio potencial”, dijeron.

Sin embargo, un médico en un hospital que trata a pacientes con COVID-19 en Beijing, que pidió no ser identificado, dijo que dicho sistema ya estaba en funcionamiento. Aseguró que si bien las razones de las diferentes respuestas inmunes no estaban claras, los médicos de primera línea habían estado observando grandes diferencias en la forma en que las personas reaccionaban a los métodos de tratamiento desde los primeros días del brote de coronavirus en China.

Para el experto, “un tratamiento que podría hacer maravillas para una persona, podría matar a otra”. “Demasiadas células T auxiliares pueden provocar una tormenta de inflamación. Algunas drogas pueden suprimir esta señal antes de causar estragos”, concluyó.