Martín Guzmán: Estabilizar la macro para reducir la inflación y administrar el conflicto distributivo

El ministro de economía de la Nación, Martín Guzmán, en una entrevista al canal C5N, señaló los ejes centrales de la administración central para el 2021 y los desafíos del país para retomar la senda del crecimiento. Consultado sobre cómo controlarían la inflación señaló que lo más importante es la macroeconomía, ya que «un estado deficitario es más débil, se endeuda o emite y eso ya lo vivimos». Las metas de corto plazo son la recuperación de la actividad, salarios y empleo. Trabajan en un nuevo esquema tarifario.

«La caída del producto en 2020 va a ser menor a la que se había anticipado. Esto nos da una base mas alta para lo que viene», indicó Martín Guzmán y aseguró que «la economía viene transitando una senda positiva con características heterogéneas porque todavía estamos en una pandemia». Según el funcionario la caída del PBI rondará un 10% para 2020. Los datos de recaudación del mes de enero representan parte de un proceso de reinicio de las actividades industriales y comerciales, que comienzan a mostrar números positivos para el gobierno. 

Consultado sobre cómo se va a tratar de controlar la inflación, que cerró el año anterior con alzas pronunciadas y se espera que siga el mismo camino este año, el ministro expresó «buscamos que la inflación se reduzca de manera consistente» e indicó que para 2021 buscan «recuperación del empleo y la reducción de la inflación». En ese marco aseguró que las políticas de precios y salarios van a ser parte importante de la gestión del gobierno ya que los ingresos de los trabajadores «más que emparejar los precios, tienen que crecer más» porque «la recuperación del poder adquisitivo del salario es fundamental para la economía».

En la mirada de Guzmán las cifras de inflación de fin del 2020 e inicios del 2021 tienen que ver con factores que algunos casos son estacionales y en otros con los valores de los commodities, además de la relajación de «ciertas regulaciones de precios». Sin embargo, hizo incapié en que «para llegar a la meta, hay que primero cumplir con los planes macroeconómicos» y que «la inflación es un problema principalmente macroeconómico y el Estado tiene un rol muy importante en gestión en el sentido de administrar el conflicto distributivo».

Con la última frase el ministro deja en claro que el objetivo del gobierno nacional es cuplir con la Ley de Pesupuesto, ajustarse a lo aprobado por el congreso e ir gestionando las tensiones sociales y empresarias. Así, aseguró que el gobierno va a intervenir en las paritarias como mediador, no para poner un techo sino que hay «que tener capacidad de adaptarnos» para logarar que los ingresos superen a la inflación mientras se trabaja en la macro para evitar las fluctuaciones.

Sobre las tarifas, algunas están congeladas desde inicios de 2020, indicó que «se está trabajando la Secretaría de Energía en línea con el presupuesto» para establecer un nuevo cuadro tarifario que se ajuste al presupuesto nacional y que no tenga un impacto superior al necesario en los ingresos de los trabajadores y de las personas que han quedado sin empleo a causa de la pandemia. Con esto aseguró que el gasto que demanda del presupuesto nacional los subsidios que se aplican en la actualidad «se van a mantener constantes» en términos del PBI 

En ese sentido aseguró que «es importante ir bajando el déficit, porque un Estado que es deficitario es un Estado más débil. El Estado tiene un rol en empujar la recuperación económica». Consultado sobre si se realizará un ajuste para cumplir con la meta establecida en el presupuesto por los subsidios enfatizó que «el único ajuste es la reducción de pagos de deuda, que es muy importante, alrededor de 12 mil millones de dólares que no habrá que pagar porque se reestructuró la deuda y eso nos da un aire importante». Este año habrá una reducción del 3,5% a 1,5% del PBI en concepto de pagos de intereses de la deuda.

También apuntó que el Presupuesto 2021 «no tiene en cuenta condiciones de restricción como las de la fase 1» y que «tiene en cuenta que le mundo viene de una pandemia». Luego confirmó que sigue en pie el proyecto del Consejo Económico y Social, que «va a ser un instrumento para que se profundice el diálogo en un sentido más amplio con todos los sectores» y agregó que «es muy importante la construcción de reglas de juego».

Respecto de la negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por la deuda que mantiene la Argentina con ese organismo, Guzmán destacó que «estamos trabajando para llegar a un acuerdo con nuestro programa, con lo que consideramos que es sano para la Argentina. Este programa es independiente del FMI, se trata de un programa plurianual y respetando lo que se planea. Queremos ser parte del mundo, estamos negociando con los países del mundo para estar integrados. Consideramos que tener un acuerdo en mayo es aceptable».

El ministro también dijo que está mejorando el clima financiero debido a una mejora en la paridad cambiaria. «La estabilidad cambiaria, es fundamental, es necesaria para que se recupere la economía. Esperamos que la brecha cambiaria se vaya reduciendo. El tipo de cambio real debe ser el mismo a final del año que cuando asumimos en diciembre de 2019», señaló.