Avanza acuerdo por Atucha III con China con inversión de u$s7.900 millones

En un encuentro con autoridades del país asiático, el secretario de Energía confirmó apoyo del Gobierno al proyecto. Préstamo tendría 8 años de gracia.
Avanza acuerdo por Atucha III con China con inversión de u$s7.900 millones

Uno de los sectores apuntados por el Gobierno para sustituir importaciones y también para generar mayores ingresos de divisas, es el energético. Cómo adelantó Ámbito, el Ejecutivo negocia con China, en el marco de la renovación del plan quinquenal, un paquete de inversiones en obras de infraestructura. El total de desembolsos será de alrededor de u$s35.000 millones. Entre los proyectos prioritarios está la construcción de la central nuclear Atucha III. Ayer el secretario de Energía, Darío Martínez, y el embajador argentino en China, Sabino Vaca Narvaja, se reunieron con directivos de la Agencia Nacional de Energía de China (NEA) y la Corporación Nuclear Nacional de China (CNNC) y expresaron el aval del presidente Alberto Fernández para acelerar la iniciativa.

Las negociaciones que se desarrollan por estas horas, contemplan la construcción de una central nuclear de tecnología china Hualong. Se trata de un reactor de 1200 MW que permitiría sostener la capacidad instalada de origen nuclear en la matriz energética. Se ubicará en el Complejo Nuclear Atucha situado en la localidad de Lima, Provincia de Buenos Aires y tendrá una vida útil de sesenta años. Fuentes del gobierno detallaron que “su diseño cumple con los requisitos del Organismo Internacional de Energía Atómica e incorpora las lecciones aprendidas en el incidente de Fukushima en materia de seguridad”.

El financiamiento del proyecto estará a cargo de un consorcio de bancos chinos liderado por el Banco Industrial y Comercial de China (ICBC). Se prevé el otorgamiento de un crédito de tipo concesional del orden de los u$s 7.900 millones, que alcanzaría el 85% del precio del reactor. Este monto convertiría a la central nuclear en la mayor inversión china fuera de sus fronteras.

El financiamiento incluye un período de ocho años de gracia que es equivalente a la duración del proyecto y un período de repago extendido de doce años. Por lo que los vencimientos para Argentina llegarían una vez que la Central esté funcionando y se abordarían con los recursos obtenidos por el aumento de la producción. Fuentes del Gobierno adelantaron que “la tasa de interés será más baja que la estipulada para este tipo de proyectos”.

De acuerdo a los relevamientos preliminares se estima que la obra generará unos 7000 empleos directos. Además tendrá un impacto positivo en las industrias locales que participen en el suministro de insumos, componentes electromecánicos y servicios asociados a su ejecución. En este sentido, el contrato contempla, mediante un apartado específico, la transferencia de tecnología para la fabricación argentina de los combustibles nucleares.

“El proyecto de la cuarta central nuclear cuenta con todo el apoyo del Presidente y se encuentra dentro de la lista de proyectos prioritarios entre ambos países”, aseguró durante el encuentro el secretario de Energía, Darío Martínez. Por su lado, Sabino Vaca Narvaja explicó que “Argentina cuenta con una plataforma muy desarrollada en el sector nuclear con desarrollos propios y una base científico técnica única en la región. Lograr nuestra cuarta central nuclear, además de ampliar nuestra soberanía energética, nos va colocar en la vanguardia de un sector con desarrollo histórico en nuestro país”.