En 2020, jubilados de la mínima recibieron casi $11 mil por encima de la inflación

A pocos días de comenzar la presidencia de Alberto Fernández el 10 de diciembre 2019, la sanción de la Ley 27.541 de Solidaridad Social y Reactivación Productiva determinó que era necesario focalizar las políticas públicas en proteger a las personas en situaciones más vulnerables. En el marco de la Ley, se dispuso la suspensión de la Fórmula de Movilidad sancionada en diciembre de 2017 bajo la ley 27.426 que había provocado en tan solo dos años una caída del poder adquisitivo de los haberes del 20%.

A su vez, se establecía el compromiso del Poder Ejecutivo de otorgar aumentos trimestrales por decreto por 180 días que luego, a raíz de la pandemia, se extenderían 180 días más.

Complementando esta decisión, se decidió otorgar bonos de hasta $5.000 en diciembre 2019 y enero 2020, y un bono de hasta $3.000 en abril para aquellos jubilados y jubiladas de menores ingresos.

De este modo, sumando todos los recibos que percibió un jubilado/a de la mínima, y sin considerar los ingresos por aguinaldo, se obtiene que a lo largo de 2020 tuvo ingresos por $207.824. Esta suma surge de considerar el bono de enero y los 4 aumentos por decreto. En caso de que su jubilación se hubiese actualizado por inflación, sin agregarle ningún Bono, ese valor hubiese sido solo de $196.866. Es decir que, gracias a los aumentos por decreto y los bonos otorgados por el Gobierno Nacional, los jubilados/as y pensionados/as de la mínima recibieron $10.958 más que la inflación a lo largo del 2020.

Es menester realizar este tipo de análisis porque desde distintos sectores de la oposición se realizan cálculos y análisis sesgados, y se intenta instalar la idea de un “ajuste” a los jubilados, que lejos está de coincidir con lo que efectivamente sucedió.

Además, se puede realizar la comparación con los ingresos que hubiese percibido un jubilado/a de la mínima en caso de que su jubilación se actualice por la Fórmula Suspendida. En este caso, si no se consideran los aguinaldos un jubilado/a que percibe un haber mínimo recibió $3.066 más de lo que hubiese percibido con la Fórmula aplicada entre 2018 y 2019.

Por su parte, si se incluyen en los cálculos los ingresos por aguinaldo, en 2020 jubilados y jubiladas de la mínima recibieron un total de $225.774, $2.327 más que si sus haberes se hubiesen actualizado por la Fórmula Suspendida y $11.342 más que si sus haberes se hubiesen actualizado por inflación.

Complementariamente a estas políticas de ingresos directos, se adoptaron medidas que impactaron de manera indirecta en los bolsillos de las personas mayores. Entre estas políticas se destacan la implementación de un vademécum de 170 medicamentos gratuitos (lo que implica un ahorro promedio de $3.200 para millones de afiliados/as al PAMI), la suspensión del cobro de cuotas y la condonación de intereses de los créditos ANSES y el congelamiento de las tarifas de servicios públicos, entre otras medidas.

En contraposición con el supuesto “ajuste a los jubilados” que se plantea desde algunos medios y sectores de la oposición, casi 7 de cada 10 jubilados mantuvieron o mejoraron su poder adquisitivo en 2020. El compromiso asumido de empezar por los últimos para llegar a todos y todas se cumple desde el primer día de Gobierno, aún en un año muy complejo marcado por la pandemia. La recomposición de los haberes de los beneficiarios de la Seguridad Social es un importante paso en el camino de la Reconstrucción Argentina.

Ámbito.