La ONU destacó que la Argentina tomó medidas “emblemáticas y efectivas” para enfrentar el COVID-19

El representante de Naciones Unidas en el país, Roberto Valent, elogió al Gobierno por la atención sanitaria y económica que se está dando; se presentó el Informe Voluntario de la agenda 2020 de la ONU en la Casa Rosada.

El representante de Naciones Unidas en la Argentina, Roberto Valent, destacó hoy que las medidas que encaró el Gobierno para mitigar la pandemia del COVID-19 fueron “emblemáticas” y destacó así que “la Argentina tomó acciones rápidas y efectivas” para que el Estado sea garante de la salud pública y de los servicios esenciales de la población.

Si bien la ONU remarcó que la pandemia del coronavirus no tiene precedentes, impacta en la economía a nivel global y profundizará las desigualdades, también destacó que “en la lucha contra el COVID-19 el Estado argentino ha mostrado que las medidas tomadas han salvado vidas y atendieron a la población integral”.

Así, el representante de Naciones Unidas en Buenos Aires remarcó las medidas de transferencia monetaria y de atención a los sectores vulnerables que tomó el Gobierno para mitigar la pandemia. Valent expresó estas definiciones a lo largo de la presentación del Informe “Voluntario Nacional sobre la agenda 2030 ante la ONU” de la Argentina.

Durante un acto que se realizó hoy en la Casa Rosada el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, señaló que “la pandemia le exigió al Gobierno tener un cuidado de la salud, de la producción y de la alimentación”, para remarcar así las 24 medidas centrales que el presidente Alberto Fernández llevó adelante para mitigar el COVID-19.

“A pesar de que de los seis meses de gestión tres fueron de pandemia el Gobierno está comprometido a cumplir los objetivos de la agenda 2030 de la ONU para mitigar la pobreza”, dijo el jefe de Gabinete. Cafiero remarcó a la vez que “luego de cuatro años hoy estamos peor. La pobreza y la indigencia aumentaron. El ciclo de hiperendeudamiento hizo que las restricciones fiscales afloren”. Pero aclaró que a pesar de todo esto, “el Gobierno tiene la voluntad de avanzar en los 17 objetivos de la agenda 2030 para modificar la vida de los argentinos”.

El informe de compromiso de la Argentina ante los objetivos de la ONU para el desarrollo sostenible estuvieron presentes, entre otros la Coordinadora de Política Social, Victoria Tolosa Paz; el vicecanciller, Pablo Tettamanti y el secretario de la CGT, Gerardo Martínez, entre otros.

Una dura radiografía de la situación social y económica del país con datos tomados hasta el 2019 sumado al compromiso de fijar una agenda 2030 donde “nadie se quede atrás”. Estas son las premisas sustanciales que contempló la presentación del segundo informe Voluntario Nacional sobre la agenda 2030 ante la ONU.

Además de hacer un detallado relevamiento de datos sobre pobreza, desempleo, situación sanitaria, medioambiente, seguridad y otras variables, el documento de 252 páginas plantea una mirada hacia el futuro inmediato en el contexto de la crisis del COVID-19 al sostener: “En el mundo pospandémico, la Argentina deberá recuperar los niveles de igualdad, equidad social y de crecimiento con los lastres de las cuestiones estructurales señaladas en el Informe y las que deja el COVID-19”.

En septiembre de 2015, la Argentina adoptó la Resolución 70/1 de la Asamblea General de Naciones Unidas para comprometer una Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Esto implicó realizar el seguimiento de los progresos y la rendición de cuentas de la situación del país.

Así, el informe que hoy se presentó en la Casa Rosada muestra una radiografía de la Argentina tomando datos oficiales hasta fines del 2019. Señala, entre otras cosas, que en el segundo semestre de 2019, se contabilizaban 2.960.028 hogares y 12.173.450 personas pobres sobre un total, para los 31 aglomerados urbanos, de 9.356.587 hogares y 28.022.735 personas. De ellos, 2.423.562 hogares (25,9%) se encontraba por debajo de la línea de pobreza (9.936.711personas) y 536.466 hogares (5,7%) se hallaba por debajo de la línea de indigencia (2.236.739 personas). En la comparación interanual crecieron ambos indicadores desde 2017.

Al segundo semestre de 2019, el 80,1% de los hogares y el 75,8% de las personas habitaban en viviendas cuyos materiales poseían calidad suficiente. Por otro lado, el 7,0% de los hogares correspondían a viviendas cuyos materiales poseían una calidad insuficiente y el 12,9% a viviendas cuyos materiales eran de una calidad parcialmente insuficiente. En el caso de las personas, estos porcentajes ascienden al 9,1% y 15,1%, respectivamente. De allí surge que el 10,3% de los hogares no accedía a la red pública de agua corriente; el 29,6% no disponía de gas de red; y el 29,1% carecía de conexión a las redes cloacales.

El documento también sostiene que si se consideran las personas según el acceso a las distintas redes mencionadas el “No acceso” es mayor: 11,8% en agua corriente, 35,3% gas de red y 37,7% en cloacas. Esto se profundiza al considerar el acceso a los tres servicios públicos desde el punto de vista de los hogares y de la población, siendo el “No acceso” del 43,6% y de 49,9% respectivamente. El 63,9% de las personas contaba con obra social, prepaga, mutual y/o servicio de emergencia de salud, mientras que el 16,1% solo poseía cobertura médica a través del sistema público.

En relación a las medidas que tomó el Gobierno ante la pandemia, el documento señala que la Argentina comenzó la construcción de 12 Hospitales Modulares de Emergencia y creó un fondo especial para adquirir equipamiento e insumos a laboratorios y hospitales.

Asimismo, sostiene que el Gobierno brindó apoyo inmediato para los trabajadores y la economía real. Entre las numerosas medidas adoptadas figuran: el incremento en las partidas para comedores escolares, comunitarios y merenderos; el otorgamiento de un bono extraordinario para jubilados, pensionados, titulares de la Asignación Universal por Hijo y de la Asignación Universal por Embarazo; la eximición de las cargas patronales a los sectores afectados por la pandemia; el refuerzo del seguro de desempleo; la fijación de precios máximos para alimentos de la canasta básica y productos de primera necesidad; el pago excepcional del Ingreso Familiar de Emergencia; la suspensión del cierre de cuentas bancarias y del corte de servicios por falta de pago; la provisión de créditos a MiPyMEs para el pago de sueldos y prórroga de vencimientos de deudas para PyMEs y Micro PyMEs; el establecimiento de facilidades para créditos hipotecarios y el congelamiento temporario de alquileres y suspensión de desalojos; la creación del Fondo de Garantía para la Micro, Pequeña y Mediana Empresa y del Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción entre otras cosas.

De esta manera, el Poder Ejecutivo asegura en el informe que “en el mundo pospandémico, la Argentina deberá recuperar los niveles de igualdad, equidad social y de crecimiento con los lastres de las cuestiones estructurales señaladas en el Informe y las que deja el COVID-19. Poner a la Argentina de pie requiere restablecer prioridades económicas, sociales, ambientales con integración social, justicia y democracia en el marco de un país federal”.

Y señaló que la Argentina figura en el mismo, entre los 12 países que mayor protección desplegaron en el mundo durante la pandemia. Menciona así a Alemania, Austria, Canadá, Dinamarca, Francia, Irlanda, Noruega, Nueva Zelanda, Reino Unido, Singapur, Suecia.