Pese a la flexibilización de la cuarentena, el 15% de las empresas mantiene suspensiones en su planta de empleados

El porcentaje triplica el nivel de cesantías temporarias de prepandemia. La proporción había llegado a ser del 19,4%. Un relevamiento indica que la cantidad de suspensiones cada 1.000 empleados descendió de 88 en el peor momento de la pandemia a 48 en octubre

La construcción aún registra casi 55.000 puestos de trabajo menos que en los meses prepandemia.La construcción aún registra casi 55.000 puestos de trabajo menos que en los meses prepandemia.

La flexibilización de restricciones de la cuarentena y la reapertura de actividades de los últimos meses “descongeló” el mercado laboral, que recién en septiembre pudo dejar de caer y anotó una leve suba de 0,1%. Al mismo tiempo, las empresas comenzaron a relajar la cantidad de personal suspendido, en el marco de la prohibición de despidos sin causa que decretó el Gobierno desde el inicio del distanciamiento social, aunque todavía triplica el nivel registrado antes de la pandemia.

De acuerdo a datos oficiales del Ministerio de Trabajo, hacia octubre, cuando el Poder Ejecutivo y la mayoría de las provincias ya habían eliminado muchas restricciones a la movilidad y al funcionamiento de sectores productivos, la dinámica del empleo comenzó a recuperarse de manera lenta. El trabajo privado registrado creció 0,1% en septiembre, el primer incremento desde el comienzo de la pandemiade acuerdo a datos del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) y la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL).https://eb3874d8df1ec804afff2b5bf92f3869.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-37/html/container.html

En septiembre, si bien aun en bajos niveles históricos, se observó una variación positiva de 0,3% de la población de trabajadoes asalariados, lo que representa la incorporación neta de 32.400 personas al trabajo declarado, dijo el director del Centro de Capacitación y Estudios sobre Trabajo y Desarrollo (CETyD) de la Universidad Nacional de San Martín (Unsam), Matías Maito, citado por la agencia Télam.Hacia julio, prácticamente una de cada cinco empresas en el país había decidido realizar cesantías temporarias entre sus trabajadores. Tras ese pico, la proporción empezó a disminuir y en octubre, último dato oficial, fue de 15,6%.

“El empleo registrado dejó de caer estrepitosamente, lo que estas cifras indican es que en septiembre se estaría dando por primera vez desde el inicio de la pandemia un leve crecimiento del número de asalariados, aunque sigue habiendo 180 mil trabajadores menos que tienen un empleo registrado respecto de los que había en febrero, es decir que la recuperación está siendo lenta”, dijo el especialista.

Como comparación, durante el peor momento de la pandemia la cantidad de trabajadores totales registrados por el SIPA -entre públicos y privados- fue de 11.714.500 empleados durante mayo. En septiembre -último dato oficial de la serie- esa cifra ya se había recuperado hasta 11.868.900 trabajadores, es decir que por la flexibilización se recuperaron unos 155.000 puestos de empleo.

En el sector privado, el impacto de la cuarentena y la recuperación posterior fue diferenciado por sector. La industria manufacturera, por ejemplo, tiene un nivel de empleo muy similar al de antes de la pandemia: hacia septiembre había solo 5.000 trabajadores menos que en febrero. Para el rubro comercio y reparaciones el repunte es más lento: aún hay unos 34.300 empleos menos que antes del coronavirus. La construcción fue el más afectado de entre los sectores de mayor peso productivo. El nivel de empleo está aún 54.000 puestos de trabajo por debajo de febrero.El ministro de Trabajo Claudio Moroni extendió hasta fines de enero la prohibición de despidos. (Foto: Gastón Taylor)El ministro de Trabajo Claudio Moroni extendió hasta fines de enero la prohibición de despidos. (Foto: Gastón Taylor)

Lenta caída de las suspensiones

En este contexto, y en el marco de la prohibición oficial de realizar despidos sin causa justa que determinó por decreto el Gobierno de Alberto Fernández al inicio de la cuarentena y que se fue extendiendo hasta principios de 2021,las empresas y gremios alcanzaron acuerdos en los primeros meses de pandemia para realizar suspensiones con un determinado nivel de salario garantizado a cambio de no cesantear personal.

El nivel de suspensiones de empleados llegó a tener en los primeros meses de distanciamiento social un récord en las series estadísticas registradas por el Ministerio de Trabajo. Hacia julio, prácticamente una de cada cinco empresas había decidido realizar cesantías temporarias entre sus trabajadores.

Tras ese picola proporción de compañías que lo hicieron comenzó a desacelerar y en octubre, último dato oficial, fue de 15,6%. Ese número aún triplica la cantidad de firmas con suspensiones que había en el mes anterior a que irrumpa el coronavirus y duplica el nivel que hubo en septiembre de 2019, cuando tuvo lugar la última corrida cambiaria tras las elecciones presidenciales primarias, que provocó un salto en el dólar y en la inflación que impactaron el nivel de actividad.La construcción, por último, fue el más afectado de entre los sectores con mayor peso en la producción. El nivel de empleo se mantiene unos 54.000 puestos de trabajo por debajo de febrero.

Hay otra medición que lleva adelante la cartera laboral para determinar el nivel de suspensiones en el mercado laboral. Además de medir la cantidad de empresas que realizan cesantías temporarias, registran cuántos empleados por cada 1000 están en esa situación. Hacia octubre fueron 48 por cada millar de trabajadores. En el momento de mayores restricciones de la pandemia el pico había sido de 88 por cada mil.

De acuerdo al mismo relevamiento de la cartera laboral, las expectativas empresarias sobre el tamaño de su plantel de empleados creció levemente y ya el 4,4% de las compañías estiman que contratarán más trabajadores. En marzo, al inicio de la pandemia, esa cifra se había derrumbado al 1%.