La Corte Suprema, frente a una oportunidad histórica

Con distintos argumentos y diferentes motivaciones, le marcó el territorio a la Casa Rosada

(csjn)(csjn)

Un soplo de aire fresco sobrevoló ayer la Argentina deprimida y desesperanzada. Por primera vez en mucho tiempo, los cinco jueces más poderosos del país votaron en el mismo sentido. Con distintos argumentos y diferentes motivaciones, pero marcándole el territorio a la Casa Rosada.

El fallo comenzó a gestarse el martes 22 cuando el virtual presidente del tribunal, Carlos Rosenkrantz, furioso por un artículo de este periodista en este medio, decidió convocar (vía mail) a una reunión extraordinaria para debatir sobre el futuro de los tres magistrados desplazados por el kirchnerismo por haber osado investigar a la viuda de Nestor Kirchner.

Rosenkrantz dijo estar ofuscado porque cuestionaban su escasa capacidad de liderazgo. También reconoció que una mala decisión de la Corte Suprema en este tema dejaba acéfalo al Poder Judicial de la Nación. Y en siete días intentó armar una mayoría de tres cortesanos para reponer en su lugar a Leopoldo Bruglia, Pablo Bertuzzi y German Castelli. El esfuerzo fue inútil: consiguió sólo uno, el propio.

Desde el otro lado, el real arquitecto del máximo tribunal, Ricardo Lorenzetti, comenzó a escribir la resolución que finalmente se aprobó ayer al mediodía con el apoyo explícito de Elena Highton, Juan Carlos Maqueda y Horacio Rosatti. Se le ofreció a Rosenkrantz sumar también su firma. Eligió una vez más la soledad.

Ayer a las 10 de la mañana se encontraron personalmente en el cuarto piso de Talcahuano 550 Lorenzetti, Maqueda y Rosatti. Highton pidió que le llevaran a su casa la resolución para firmar. Rosenkrantz se conectó a las 11 y avisó que escribiría su propio voto.

Son pocos los que se animan a afirmar cual será el destino final de los tres magistrados que investigaron la corrupción del período 2007-2015. Algunos creen que una vez que resuelva la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo Federal (absolutamente afín al poder de turno), la Corte declararía la cuestión abstracta dando el golpe de gracia a Bruglia, Bertuzzi y Castelli.

Otros quieren creer que aún hay esperanzas de que alguien ponga límites a la Suma del Poder Público y los cortesanos repongan en su lugar a los que buscan justicia en casos de corrupción.

A esta hora nadie sabe a ciencia cierta cuál será el resultado final. Solamente es posible saber como será la Argentina de acuerdo al camino que elija transitar la Corte Suprema.

En pocas días el misterio será develado.