Denunciaron que quisieron ocultar la muerte por coronavirus de una mujer que estaba internada en un geriátrico

La víctima estaba en el hogar San Lucas, de Parque Avellaneda, donde hubo más de 40 casos confirmados. Su hijo denunció que el certificado tuvo que ser modificado porque era falso.

Elva Gómez (90) estaba alojada en el geriátrico San Lucas, de Parque Avellaneda. El jueves pasado fue trasladada al sanatorio Ramón Cereijo, en Lavalle al 1600, por un cuadro de fiebre y tos. Al día siguiente su cuadro empeoró. Su familia no tuvo más novedades hasta el lunes a la madrugada cuando sonó el teléfono en la casa de su hija y pidieron que un familiar se acerque a la clínica. Su hijo, Luis Fernández, llegó cerca de las 6:30. Ahí se enteró que su madre había muerto por coronavirus. «Me dijeron que había fallecido a las 3:15 de la madrugada y que a las 5:15 había llegado el informe del COVID positivo″, contó anoche en Intratables.

El hijo de Elva tomó la decisión de afrontar los gastos de una cremación en forma privada para tener las cenizas ese mismo día. “Si iba a Chacarita iban a quedar en un depósito varios días”, explicó. Pero lo peor estaba por llegar.

Luis denunció que en el certificado de defunción de su mamá no figuraba el COVID-19 como causa de la muerte. Figuraba “insuficiencia respiratoria aguda, neumonía grave y paro cardiorespiratorio”, como muestra el certificado al que accedió Infobae.

Consultado por Infobae, Luis explicó que se dio cuenta del error cuando estaba yendo a la cochería. Los empleados de la cochería se encargaron entonces de informarlo a la clínica y al Registro Civil y decidieron aplicar el protocolo por coronavirus. “La cochería avisó al Registro Civil por internet lo que había pasado. El Registro contestó que iba a rechazar el certificado y le iba a pedir a la clínica que lo corrijan. Supuestamente la clínica dijo que había sido un error y lo corrigieron”, relató Luis a este medio.

Sin embargo, en el Registro Civil aseguraron a este medio queno se puede enmendar o modificar el certificado de defunción si no interviene la Justicia. “Si figura neumonía nosotros anotamos neumonía, si figura COVID-19 ponemos COVID-19”, explicó una fuente.

Pese al dolor por la muerte de su madre, Luis Fernández atravesó otra odisea para intentar advertirle al Estado de lo que había ocurrido. El lunes a la maña su hermana se comunicó con el geriátrico San Lucas. Y él mismo comenzó a llamar a distintas reparticiones públicas. Llamó al SAME, al 147, y finalmente a un 0800 del Ministerio de Salud de la Nación. “Estuve casi 22 horas sentado al lado del teléfono para comunicarme con el 134”, contó en Intratables.

Luis, como tantas otras personas que perdieron a sus familiares en medio de la pandemia, nunca pudo despedirse de su madre. La última vez que la había visto fue el 3 de marzo. Por su trabajo de taxista, intentó resguardarla de una posible infección.

En el hogar San Lucas hay otros siete infectados (Nicolás Stulberg)
En el hogar San Lucas hay otros siete infectados (Nicolás Stulberg)

Ayer se confirmó que en ese mismo geriátrico hay otros sietes infectados. Horas después, el PAMI decidió trasladar a los 45 residentes que viven allí ante el reclamo de los familiares y la presencia de los medios de comunicación. “PAMI trasladó a distintos sanatorios y hospitales de la ciudad a las 45 personas afiliadas que aún estaban alojadas en el lugar, a fin de garantizar su salud, aunque ninguna de ellas presentaba síntomas compatibles con el nuevo coronavirus. El 30 de marzo PAMI envió a todas las residencias de larga estadía, donde viven personas mayores afiliadas al Instituto, una serie de protocolos sanitarios en relación con la pandemia de COVID-19, que fueron respondidos con una declaración jurada que garantiza su cumplimiento”, indicó el PAMI en un comunicado.

El sábado pasado, cerca de las 17:30, dos móviles de la Policía de la ciudad de Buenos Aires se presentaron en el geriátrico, ubicado en Medina 1650, tras la primera advertencia del hijo de Elva Gómez. Antes del arribo policial, varias ambulancias del PAMI trasladaron a seis personas para realizarles los hisopados correspondientes. Tres fueron llevadas al Hospital Italiano, dos al Piñeiro y uno al de Clínicas.

Yanina Miragaya, coordinadora de Epidemiología del PAMI, aseguró que PAMI “le pidió a Ciudad que haga el testeo” y aseguró que las pruebas “se van a hacer”. “Quiero saber si mi mamá es negativo o positivo así la puedo salvar”, gritaba, en tanto, una de las familiares que participaron del reclamo, ante la presencia de los medios y de las autoridades en el Hogar San Lucas.

La dirección del geriátrico les envió a los familiares un comunicado donde indica que “son siete los casos de COVID-19 positivos y tres pendientes de resultado; una persona fallecida y el resto alojados con normalidad”.

Infobae.